El PAN, partido

Sencillamente la elección interna del Partido Acción Nacional (PAN), se ha convertido en un lodazal, y no hay el intento de las aspirantes a generar condiciones de certeza, y más aún de unidad.

A unas horas de celebrar la militancia una contienda por demás amañada y quizás cerrada dos bandos, el de José Gilberto Temoltzin, Adriana Dávila y el de Claudia Pérez, Julio César Hernández Mejía, y Ángelo Gutiérrez se disputan sobre todo dos diputaciones «pluris» para 2024.

Los demás cargos de elección popular quedarán en segundo término, y por ello, Miriam Martínez y Minerva Hernández, buscan la dirigencia estatal del PAN, bajo una sarta de compromisos políticos, que quizás no puedan cumplir más adelante.

En el caso de la esposa de Ángelo Gutiérrez, tiene margen de maniobra para operar en los municipios con más presencia panista, y afianzarse con alianzas certeras con liderazgos como el de Claudia Pérez y Julio César Hernández. Sin ellas, no ganará.

Golpes mediáticos fallidos, el pago a “periodistas” alfiles al mejor postor, así como discursos que no dicen nada en materia política, de doctrina partidista, y que no abonan en nada a la democracia es parte del juego sucio que ha prevalecido en el PAN.

Minerva Hernández, la expriísta, experredista y ahora panista lleva el respaldo de Gilberto Temoltzin, Lilia Caritina Olvera Coronel, y dicen las lenguas de doble filo que Adriana Dávila terminó por abandonar la barca antes de la contienda.

En este tramo, sencillamente un sector de la militancia no comulga en definitiva con la senadora con licencia, porque observan en ella, a una mujer sin carisma panista, que lo mismo puede vender una causa y enarbolar otra, pero sobre todo una mujer sin principios ni doctrina azul.

Son más de 3 mil 200 militantes que movilizarán ambas mujeres para el próximo domingo, donde varios de ellos se juegan su presente y futuro político, y para la desventura de Acción Nacional, no habrá nada nuevo para ese partido.

Ambas mujeres, sin arraigo partidario se juegan todo; una porque es senadora y quiere seguir viviendo del presupuesto, mientras que la otra definitivamente tendrá que quistarse -la sombra- de su yugo llamado Ángelo Gutiérrez, un politiquero con suerte.

Maura la mañosa…

La senadora suplente de Minerva Hernández Ramos, Maura Hernández Fernández, solicitó su ingreso a la curul en la Cámara Alta y anunció que sumó a la bancada de Morena, así lo registró el diario Gente TLX.

Está claro que a la ahora senadora tendrá el gusto de ser legisladora, aunque dicen los panistas solamente por unos días.

¿La alfil del grupo de los Tamayo-ATAH, será capaz de hacerle otra jugarreta a Mine?…

Escribe Paco Conde | Redacción

Comentarios