En diez años 70 mil migrantes han sido objeto de tráfico y secuestro en México; 21 de ellos en Tlaxcala

En los últimos 10 años, unas 70 mil personas migrantes han sido víctimas de tráfico y secuestro en México, hechos que se llevan a cabo principalmente en Chiapas, Nuevo León, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, sostiene el “Informe Especial sobre la Situación que Guarda el Tráfico y el Secuestro en perjuicio de las Personas Migrantes en México 2011-2020”, elaborado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Según, la CNDH entre 2011 y 2020, autoridades en el estado de Tlaxcala, reportaron 21 personas migrantes víctimas de secuestro y tráfico ilícito. Incluso, precisan que se inició una carpeta de investigación por este tipo de delitos

El informe resalta que “los operativos contra el tráfico de migrantes han aumentado en promedio en las entidades con más casos de secuestro”, siendo las personas más afectadas por esos delitos las procedentes de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Cuba.

En cuanto al delito de tráfico ilícito, las representaciones del INM de Hidalgo, Chiapas, Jalisco, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas, reportaron en el mismo periodo 428 víctimas, resaltando un incremento de 656%, al pasar de 25 reportes en 2018 a 164 en 2020, siendo la mayoría de las personas migrantes de Guatemala (234), Honduras (111) y El Salvador (73).

El organismo destacó que en el caso de la extinta Policía Federal y de la Guardia Nacional, en 2011 hubo 51 operativos, mientras que en 2019 fueron 664 y en 2020 se llevaron a cabo 317, por lo que en el periodo se observa un incremento de 621% de los operativos llamados de “rescate” de personas migrantes víctimas de tráfico, ubicadas en Chiapas, Chihuahua, Nayarit, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, principalmente.

En su informe especial, la CNDH formuló 13 propuestas generales y 44 particulares “para que las autoridades mexicanas emprendan acciones precisas de coordinación en los tres órdenes de gobierno e impulsar el combate al tráfico y secuestro de personas migrantes en el que se incluya el fortalecimiento de las áreas de prevención del delito, procuración de justicia y respeto a derechos humanos”.

Redacción | Con datos de APRO

Comentarios