Desesperanza…

La esperanza de algunos lorenistas y morenistas de aparecer en el “gabinetazo” o en la lista de privilegiadas y privilegiados se ha desvanecido.

Me consta como algunas de ellas y ellos se rompieron el alma en la pasada contienda electoral, para que ganara la actual gobernadora.

Pasó una semana y vino otra, y sus nombres no figuraron en el palomeo más afamado de toda política y político que llega al poder.

En ese mismo listado no están todas y todos los que imaginaron hallarse, y vaya sorpresa se llevaron. Aquellas y aquellos exdiputadas y exdiputados señalados de corrupción -por la vox populi- estarán entre los ungidos. ¿Esa es la 4-T?…

Otro asunto, es que los líderes de partidos coaligados se conformaron con estar en un equipo como de la segunda división de fútbol, por así llamarlo tal es el caso de Jaime Piñón y Sandra Corona.

Prácticamente, Lorena Cuéllar se rodeó de figuras camaleónicas, beatricistas, sánchez -anayistas, así como de otras y otros surgidos de la nada.

Lo cierto, es que aquellas y aquellos que aún tienen esperanza en ingresar a la nueva administración tienen prendida la llama de la esperanza, aunque sea en la categoría de tercera división.

Sin embargo, Lorena Cuéllar ya tiene la lista hasta de las y de los que despedirá. Dicen que anda con la espada desenvainada. ¡Aguas!..

Por cierto, el tiempo me dio la razón, a pesar de lo cometarios incómodos en mi contra, Beatriz Paredes, terminó por traicionar una vez más al PRI. Fiel a su estilo, no hay nada nuevo, nada extraordinario.

Enrique Padilla, Elia Sánchez, Eréndira Cova, Humberto Macías y otros más son parte de ese mismo camada que nació en el PRI y PAN, y que sus ideales de institucionalidad (tricolor) y de doctrina (albiazul), el viento se los llevó.

Por cierto ¿quién es aquella panista que enarboló la «causa» de Anabell Ávalos y hace días se puso a la orden de la mandataria?… bajo el argumento de que «Lore es mi amiga».

Dejaré para el lunes aquellos temas sustanciales que deberá la gobernante aterrizar en los primeros 100 días de gobierno. A mis lectores que tengan buen fin de semana.

Escribe Paco Conde

Un apasionado periodista tiene memoria…

Comentarios