Al grito de “rómpales la madre”, se desata la violencia en Chiuautempan

La noche de este lunes de nueva cuenta estalló la violencia en el municipio de Chiautempan, luego de que una turba de pobladores de San Pedro Muñoztla golpeara salvajemente a un funcionario de la comuna.

Además de un elemento de seguridad pública, para después por la fuerza tratar de rescatar a algunas personas que fueron aseguradas durante zafarranchos, por la negativa a la construcción del panteón municipal.

Desde poco después del mediodía se registró el primer enfrentamiento, luego de que pobladores de la comunidad citada cerraran los accesos a la misma en protesta.

Esto ante el proyecto de edificación del panteón municipal, siendo que por lo menos cinco personas pertenecientes al Ayuntamiento fueron privadas de su libertad con el fin de ejercer presión.

Posteriormente, se registró un enfrentamiento entre elementos de la policía local y los quejosos, donde el director de Seguridad Pública, Arcángel Suárez resultó lesionado.

Además, hubo daños a unidades oficiales y un total de ocho personas aseguradas por la autoridad quienes fueron trasladados para su puesta a disposición ante la instancia judicial.

Sin embargo, tras convenirse una reunión entre el ayuntamiento que encabeza Héctor Domínguez Rugerio y el grupo rijoso encabezado por el ex alcalde de la misma comuna, Antonio Mendoza Romero, se pactó el intercambio de las ocho personas aseguradas y los cinco privados de su libertad.

Siendo escoltados los asegurados hasta la comuna de Muñoztla, donde fueron liberados en señal de buena fe por la autoridad, quien podría haber cometido errores de ingenuidad al ser engañados.

Sin embargo, pese a que elementos de la policía municipal cumplió con lo convenido, a la orden de Mendoza Romero de “¡Rómpales su madre!» se desató un nuevo enfrentamiento.

Ello entre el presidente de comunidad y mujeres cuando fueron trasladados a la comandancia de seguridad sarapero, hasta cerca de las 22:00 horas cuando arribó un contingente de pobladores armados con piedras, palos, tubos y otros objetos contundentes.

De manera paralela, se supo que el elemento de la policía municipal, que había sido retenido fue encontrado abandonado al fondo de una barranca en Tlalcuapan.

El elemento presentaría fracturas en varias costillas y una extremidad superior, por lo que fue trasladado a una nosocomio de manera urgente donde se reportaría delicado, mismo caso que ocurrió con el director de Transparencia del ayuntamiento.

Éste mismo fue entregado por sus captores en un paraje conocido como “El Jagüey”, en Muñoztla en condiciones criticas, producto de varios golpes en el rostro y torso.

De nueva cuenta, en la cabecera municipal, se registró un enfrentamiento a golpes entre ambas parte, donde ambos bandos presentaron elementos golpeados.

Hasta que finalmente el grupo de pobladores violentos fue replegado hasta las afueras del la ciudad, en tanto los efectivos policiales se agruparon en la Dirección de Seguridad municipal.

Alfredo GONZÁLEZ/ Redacción

Comentarios