Humo nebuloso en Morena

«Estamos muy orgullosos de que 4 mujeres hayan ganado las encuestas de sus estados. Morena siempre será un espacio para la equidad y la participación política de las mujeres, sin simulaciones», escribió Mario Delgado en Twitter.

Ufanado sobre los resultados de una encuesta quizás fantasma el dirigente nacional de Morena augura que Lorena Cuéllar Cisneros, llevará «esperanza» a Tlaxcala.

Empero, las benditas redes sociales que también tienen su pecadillo, como lo ha dictado Andrés Manuel López Obrador expresan dos sentires.

El primero de adulación hacia la ex priísta y la segunda de coraje sobre las resultados de una «encuesta» fallida.

Delgado Carrillo habla de la participación de las mujeres en Morena, sin simulaciones, pero es una aberración dicha expresión.

La ciudadanía jamás supo nombre de la casa encuestadora, ni vitrina metodológica mucho indicios de llamadas en hogares para este fin.

Así de simple la encuesta fue una ficción, el descrédito para Cuéllar Cisneros, y el principio de otra batalla que deberá librar con la militancia del Movimiento de Regeneración Nacional.

El equipo de comunicación de la «ex súper delegada» aplicó una estrategia también errónea con claros visos de nerviosismo y con frases poco alentadoras como la de ¡Gracias Tlaxcala! La transformación comienza hoy.

Y cómo pretende iniciar Lorena Cuéllar una «transformación» sino está en el ánimo de iniciar una reconciliación con la militancia de Morena, con las y los participantes de una contienda interna y con un sector de la ciudadanía adolorida.

Otro factor que llama la atención fue lo que Mario Delgado dijo en su discurso ayer. «Vamos a dedicar el triunfo en 2021 a la memoria de nuestro querido senador de la República, Joel Molina».

Quedará en la memoria colectiva cuando Lorena Cuéllar, a través de sus esbirros de la comunicación atacó y dañó la imagen del reconocido político solo por un capricho de acceder al poder gubernamental.

Las críticas hacia Dulce Silva han aparecido por parte de algunos paladines de la información en el sentido de que no aceptó los resultados, pero vaya «sapiencia» de esos lacayos.

Está claro que cómo no expresar un sentir cuando las reglas no son claras, cuando hay un presidente de la nación que busca causas justas para una sociedad y el destierro de prácticas de neoliberales, y vaya que en Morena se replican.

En su postura, la empresaria de Huamantla fue tajante: «Llamo la atención de todos los militantes de Morena en torno del riesgo que corremos al entregar nuestro destino en manos de personas obsesionadas con el ejercicio del poder público, a pesar de haberse comprobado y estar en curso las investigaciones por acciones de corrupción».

Y Lorena Cuéllar también debería saber que a las personas y a las cosas se les llama por su nombre, y ayer en su arenga nunca se dirigió a Dulce María Silva ni Ana Lilia Rivera. Cero cortesía feminista en tiempos electorales.

Nombrada por la cúpula de Morena como coordinadora para la Defensa de la 4-T y virtual candidata a la Gubernatura de Tlaxcala, Lorena Cuéllar deberá enfrentar un duro escenario.

El discurso de ayer deja una lectura de protagonismo, de su egocentrismo, de palabras huecas y que en los hechos como «súper delegada» no pudo cumplir; las heridas son muchas y poco el tiempo para sanarlas.

Contrario a las fotografías captadas en el mismo escenario (stand) donde aspirantes de otros estados del país han mostrado «unidad» con los ungidos, en el caso de Tlaxcala no sucedió así.

Minutos después del anuncio vino la reacción de Dulce Silva, y un silencio sepulcral de la senadora Ana Lilia Rivera, adulada por un Mario Delgado, que ignora la realidad de Morena en Tlaxcala.

Conclusión…

Lorena Cuéllar se ha dedicado a dividir a la sociedad tlaxcalteca, y a fragmentar a la militancia de Morena, y quizás lo entienda o no cuando se someta la escrutinio público.

Hoy Ana Lilia Rivera y Dulce Silva ofrecerán sendas conferencias de prensa donde fijarán posturas, pero queda claro que las rencillas entre mujeres casi siempre son irreconciliables.

En política nada está escrito, y me quedo con un comentario que alguien le escribió a Mario Delgado en su cuenta de Facebook: «Te quedo grande Morena, ya lo decía Muñoz Ledo. Cheque al portador en Tlaxcala para el PRI». ¡Tiempo al tiempo!…

La otra esperanza…

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), revocó la resolución del Instituto Nacional Electoral (INE) que ordenaba a los partidos políticos la paridad de género con la postulación de siete mujeres como candidatas.

Lo anterior, para competir por las 15 gubernaturas en 2021, al considerar que dicha autoridad se excedió en sus facultades, al violar el principio de reserva de ley.

Esto abre la esperanza a Juan Carlos Sánchez (Saga) para demandar en el CEN del PAN, que admita su registro como aspirante a la Gubernatura de Tlaxcala, aspecto que Noé Rodríguez Roldán será más difícil que lo haga.

No obstante, el panista deberá remar contra viento y marea porque Marko Cortés, quien ha sido en varias ocasiones que Tlaxcala no representa nada en el escenario político está empecinado en que Minerva Hernández sea la ungida.

Por ello, hay riesgos de que la Gran Alianza «Unidos por Tlaxcala» se rompa por caprichos de algunos que se empeñan en mantenerse en el poder. ¿El PAN factor de unidad o de fractura?

Escribe Javier CONDE

Comentarios