Lorena y su guerra sucia

Aún cuando la dirigencia nacional de Morena, no ha informado con exactitud, lo concerniente al levantamiento de encuestas para elegir candidato a la gubernatura de Tlaxcala, los vasallos de Lorena Cuéllar, iniciaron una campaña negra.

La misma radica en denostar tanto en pasquines digitales y las mismas redes sociales a sus adversarias morenistas, Dulce María Silva y Ana Lilia Rivera, con golpes bajos y piojosos que no están a la altura de una fiesta democrática la cual se aproxima.

Esos plumíferos acostumbrados a ocultar su identidad y a escribir ocurrencias desde lo más oscuros de sus rincones cavernosos pretenden incidir negativamente contra dos mujeres, bajo la orden de Cuéllar Cisneros.

De la casa de la aspirante a la Gubernatura de Tlaxcala, -dicen lenguas de doble filo- que continuamente están esos pseudo periodistas que reciben órdenes de la expriísta para atacar mediáticamente.

Es tan fácil observar en esos mismos pasquines digitales la serie de ofensas contra dos adversarias mujeres, y está claro que Lorena Cuéllar no conoce sobre el respeto que también debe haber entre féminas.

Lo cierto, es que la misma ex perredista y quien no sabe de moral porque lo mismo le daba apoyar en la carrera presidencial de 2018 a Andrés Manuel López Obrador, que a su amigo entrañable, Rafael Moreno Valle, para lograr una obsesión desmedida, gobernar la entidad.

Por cierto, muchos tlaxcaltecas desconocen que Moreno Valle, persiguió políticamente a Dulce María Silva hasta encarcelarla bajo un maquiavélico y puerco interés, el de apropiarse de un terreno -de la empresaria- en la zona de Angelópolis, en la ciudad de Puebla.

Basta recordar que la originaria de Huamantla, demostró ante la Justicia Federal su inocencia, y ahora la Diputada Federal con licencia pretende utilizar esa guerra sucia contra la empresaria, para contrarrestar su férreo posicionamiento entre la ciudadanía.

Tal parece que Lorena Cuéllar, busca replicar con algunas prácticas perversas del poblano Moreno Valle quien se caracterizó por ser un hombre de poca monta. ¿Cuántos presos políticos hubo en su administración?

Ahora, la senadora Ana Lilia Rivera, es también parte de esa guerra negra, orquestada por esos huestes lorenistas quienes pretenden desvirtuar la realidad con argumentos manchados y que en nada contribuyen al buen desarrollo de un proceso electoral.

En las mismas redes sociales aparece una imagen en la cual critican la actuación de la ex súper delegada de la Secretaría de Bienestar que dice: ¿Cuándo me falló Lorena?…

Sería muy bueno que hubiera un mural de concreto puro donde todos aquellos que han sido víctimas del desprecio, de las injusticias y de las falsas promesas de Lorena Cuéllar pudieran escribirlo, y no precisamente en las redes sociales.

Para la reflexión: ¿Creen ustedes que los seguidores de Dulce Silva y de Ana Lilia Rivera votarían por Lorena Cuéllar el seis de junio?…

Reinaldo Acoltzi, el aprovechado

Un personaje priísta salido de la nada, y que en los últimos meses fue cobijado por José Antonio Álvarez Lima, busca aprovecharse tras el deceso del Senador de la República, Joel Molina Ramírez.

Reinaldo Acoltzi Conde, pretende capitalizar la estructura partidista que dejó el Legislador y así poder negociar cargos con Ana Lilia Rivera, aspirante a la Gubernatura o bien hasta con la propia Lorena Cuéllar.

Está claro que el ex Gobernador del Estado, y senador propietario le ha dado poder a dicho sujeto, que por donde se para pretende saciar sus intereses personales y políticos.

Escribe Javier CONDE/ Redacción

Comentarios