Tercia de reinas, sin honor

Al culminar este día, el periodo para el levantamiento de encuestas dentro Morena, en torno a la elección de candidato a gobernador del estado, simplemente la guerra sucia no terminó sino arreció.

Las tres aspirantes Ana Lilia Rivera, Dulce Silva y Lorena Cuéllar no tuvieron compasión -de unas con otras- y hasta evidenciaron sus yerros y excesos, pero sobre todo la diputada federal con licencia utilizó a sus vasallos de la información para lograr su fin, el de difamar.

Las redes sociales sirvieron para este propósito, donde la denostaciones fueron el platillo principal para que la familia morenista, convirtiera este proceso -pre electoral- en una cena de negros, aspecto que más adelante les cobrará las facturas en lo político.

Las fotografías, comunicados, entrevistas en medios digitales, memes y otros instrumentos de comunicación mal intencionados no abonaron en lo positivo a ninguna de las tres suspirantes.

Además, el manejo de la imagen del tercio de reinas ha sido bastante mediocre, en un naipe que refleja desorden, y una lejana distancia de unidad.

La dirigencia nacional de Morena ha ido definiendo cómo buscará el poder en 15 gubernaturas del país, bajo reglas no muy claras.

Un punto definitorio no serán las encuestas, es lo que me comentó una fuente confiable de Morena, sino que el nuevo líder Mario Delgado, ordenó a los delegados evaluar los positivos y negativos de cada aspirante mujer u hombre que busque cargos de elección popular en 2021.

Así que las tres aspirantes mujeres tendrán que echar sus barbas a remojar para poder someterse a dicho procedimiento, donde al menos una de las
tres podría salir bien librada.

Claro está que las suspirantes no saben de pactos de honorabilidad entre damas, mucho menos ese principio de robustecer la idea de igualdad entre mujeres y hombres.

Lorena Cuéllar, es la menos sabe de amabilidad y trato entre damas en una contienda. Sus paladines de la información tarde o temprano le cobrarán muy caro, lo que escriben en sus pasquines digitales.

Medidas cautelares…

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), recientemente otorgó medidas cautelares a los periodistas Edgardo Cabrera y José Luis Ahuatzin, derivado del acoso judicial emprendido por el magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Mario Jiménez.

Una buena medida otorgada por la procuraduría porque está claro que Jiménez Martínez, pretende abusar de su autoridad, en contra de ambos comunicadores por el simple hecho de evidenciar los posibles excesos del abogado.

La misma PGJE está preocupada por el actuar del magistrado, pues la misma dependencia dice que ha liberado a más de 20 posibles delincuentes, bajo circunstancias nada claras.

PRI ya definirá…

La elección del próximo candidato o candidata a la gubernatura ya no tarda. En los pasillos del PRI dicen que hay un Noé Rodríguez, desesperado; un Florentino Domínguez, casi resignado y una Anabell Ávalos, esperando la salida de humo blanco de Palacio de Gobierno.

Tiempo al tiempo.

Escribe JAVIER CONDE

Comentarios