¿COVID-19, uso político?

Resultó interesante la reunión de ayer entre los gobernadores del país y Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación. El encuentro no fue muy amigable mucho menos grato porque salieron chispas, enojo y ahora resulta que el COVID-19, podría usarse como un móvil político.

Y es que la Conferencia Nacional de Gobernadores (Coango) rechazó la propuesta de la Secretaría de Salud, de poner un anexo a los lineamientos del semáforo sanitario.

Ello, para que en la reapertura económica en medio de la epidemia de COVID-19, se traslade la responsabilidad civil, administrativa y penal a los gobiernos estatales.

Esto, si se vulnera la salud de los ciudadanos o hay omisiones en las medidas, por lo que los mandatarios estatales acusaron que en ello se amaga o pretende dar un uso político a un elemento técnico previo al año electoral.

Horas después del encuentro virtual en el que participó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, 22 gobernadores o representantes estatales, el subsecretario Hugo López-Gatell le dijo textual a los mismos:

«No va a haber amago, hemos dicho uno, dos tres, 80 veces que la manera en que opera el gobierno de México, no es a manera de amagos».

Según, el funcionario federal, no es un modelo referencial, «nuestra manera de actuar es con base en la ley, por el diálogo, no por la fuerza, el diálogo y la razón, es un compromiso ético”.

López Gatell, les dejó claro a los Gobernadores que el lineamiento no puede quedar en un acuerdo de buena voluntad y dejar fuera el fundamento legal, por lo que ahora se buscar hacer explícitas las responsabilidades que asumen los gobiernos locales.

Así de clara fue la advertencia del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador para los mandatarios; lo que deja entrever una arista bastante complicada, pero quizá efectiva en tiempos político-electorales.

A sabiendas que hay varios estados que tendrán comicios en 2020 y 2021, como es el caso de Tlaxcala. De resultar acertada la versión de varios Gobernadores sería grave que la administración federal recurriera a este tipo de acciones.

El Semáforo Epidemiológico, resulta que se volvió rehén de la política en México, y lo peor es que un virus que está matando a diario a personas se convierta en móvil para utilizarlo como arma partidista.

Sin embargo, los tlaxcaltecas seguimos en una confusión, pues para el Gobierno de López Obrador el semáforo está en color naranja desde
el pasado 17 de junio y para el gobierno del estado, desde junio o más atrás.

Basta recordar que el pasado 12 de junio, un comunicado oficial de la administración estatal decía:

«El Gobernador Marco Mena informó sobre el semáforo epidemiológico de Covid-19, que Tlaxcala, si bien se encuentra en rojo, en el criterio ‘Tendencia de Hospitalizados’ está en color naranja.

A través de las redes sociales, el Gobernador Mena dio a conocer que la aclaración la comunicó al Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno Federal, Hugo López-Gatell Ramírez.

Los otros tres criterios para Tlaxcala en el semáforo sí aparecen en color correcto: ‘Porcentaje de Ocupación Hospitalaria’, en ‘Amarillo’; ‘Porcentaje de Positividad Covid-19’, en ‘Rojo’; y ‘Tendencia de Casos’, en ‘Naranja'», sostuvo el Jefe del Ejecutivo Estatal.

En términos generales, el Gobierno de López marca su propia agenda, y la administración estatal la suya, y ¿dónde queda el trabajo institucional y coordinado? ¿A quién le hacemos caso?…

Escribe Javier CONDE

Comentarios