Un servil de la 4-T que no respeta nada

Trascendió que en días pasados, un servil de la 4-T, acudió a un lugar entre Amaxac de Guerrero y Yauhquemehcan, a visitar -en pleno distanciamiento social- un terrenito con vista panorámica que le venden.

Ese servil más bien de Lorena Cuéllar, la súper delegada comulga con una doble moral. Tarde o temprano se sabrá la verdad. ¿Y la austeridad republicana? Vaya, transformación de cuarta.

Comentarios