¡Ahora resulta!…

En el Congreso del Estado, nos queda claro que siguen legislando bajo ocurrencias, intereses personales y políticos al grado que la sociedad, a través de diversos medios ha expresado que por lo menos la transformación que prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido de cuarta.

El pasado martes quedó en evidencia que los Legisladores de Morena, PT y PES siguen siendo una coalición que no le ha rendido los frutos necesarios a la sociedad, y que su actuar queda reducido a interrogantes más que resultados positivos.

Una nota periodística de La Jornada de Oriente Tlaxcala detalla que bajo señalamientos de violaciones al proceso Legislativo y dudas en torno a su contenido, se aprobaron reformas a la Ley de Comunicaciones y Transportes del Estado de Tlaxcala.

En ellas, se autoriza la prestación del servicio privado de transporte con chofer (taxi) a través de plataformas digitales sólo a quienes cuenten con una concesión de transporte público o autorización expedida por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte).

También dicha publicación indica que la sesión ordinaria del Congreso Local, se realizó ante la presencia de más de una centena de concesionarios que sitiaron con sus unidades la sede del Palacio Legislativo.

Esto provocó congestionamiento vial en el centro de la ciudad capital, a efecto de conocer el sentido de las reformas a la citada Ley. Es más, originalmente este tema no estaba incluido en el orden del día de la sesión ordinaria.

No obstante, ante la presión de los transportistas, los diputados se vieron obligados a subir al pleno la iniciativa elaborada por las Comisiones Unidas de Movilidad, Comunicaciones y Transportes; y de Puntos Constitucionales, Gobernación y Justicia y Asuntos Políticos del Congreso del Estado.

Hasta ahí, retomamos aspectos básicos de la nota redactada por Carlos Avendaño. Y esto nos hace recordar y retomar varios puntos importantes.

En su momento, Ángelo Gutiérrez Hernández, ex diputado local del PAN presentó una iniciativa para crear una Ley de Movilidad para el Estado de Tlaxcala, que sustituyera a la actual Ley de Comunicaciones, pero no lo logró en el gobierno de Mariano González Zarur.

Ahora su compañero de partido, Milton López Avendaño retomó en esta Legislatura, aspecto que no pudo concretar ayer, por la serie de parches, pifias, intereses, presiones de líderes transportistas y sobre todo por la ignorancia de la mayoría de los legisladores en el poder.

Durante la sesión los Legisladores se hicieron bolas y todo se centró a que el servicio de transporte contratado o solicitado mediante plataforma digital o tecnológica, aplicación móvil o cualquier otro que se designe, solo podrá ser prestado por quienes cuenten con una concesión de transporte público o autorización, expedida por la Secte.

Basta recordar que en el año anterior el Poder Ejecutivo propuso reformas al Código Financiero para el Estado de Tlaxcala y sus Municipios donde quedó avalado el cobro del 1.5 por ciento de impuestos por cada viaje que realicen quienes presten el servicio de plataformas digitales.

Lo anterior, abrió una clara puerta a la operación de empresas que prestan tal servicio, pero aún así no hay una clara armonización -sobre este tema- entre el Código Financiero, la Ley de Ingresos para el Estado de Tlaxcala y la Ley de Comunicaciones.

Sin embargo, queda claro que algunos Diputados no supieron lo que votaron en diciembre pasado, dada su ignorancia.

Por supuesto que existe confusión para algunos ciudadanos sobre los parches que aprobaron ayer, y que varios morenistas lo festejan ridículamente. Crearon un mar de dudas en la opinión pública y que ahora tratan de enmendar.

En la misma sesión se planteó la adición de un capítulo V Bis denominado “Del servicio contratado a través de plataformas digitales” y los artículos 42 Bis y otra serie de aberraciones.

Todavía la morenista María del Rayo Netzáhuatl advirtió que en el dictamen había lagunas y por eso propuso modificaciones a los artículos 42 Bis, 42 Ter, 42 Quáter y 42 Quinquies.

Citó que en el caso del artículo 42 Bis, se utiliza el término de taxi que no es reconocido en la Legislación Local, pues se reconoce la figura de servicio privado de transporte con chofer, pero no fue apoyada la propuesta de cambio.

Ahora bien, Nydia Cano, fundadora de la plataforma Pronto también festejó lo aprobado ayer y cree que dicha reforma es justa. ¿Acaso la marianista entiende lo que se aprobó?

No obstante, la empresa internacional Uber fue tajante en un comunicado de prensa. Demandó libre competencia y una Ley sin vicios.

En su boletín señaló que «el Congreso del Estado, votó una modificación a la Ley de Comunicaciones y Transportes en el Estado de Tlaxcala que somete a las empresas de redes de transporte a un modelo de regulación de transporte público sujeto a concesión».

«Lo cual va en contra de decisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y de la Comisión Federal de Competencia Económica y afectará a 200 familias que han encontrado en ellas una oportunidad de autoempleo», externó.

«El Diputado Miguel Piedras Díaz, Presidente de la Comisión de Movilidad, Comunicaciones y Transportes, presentó esta iniciativa de Ley, que privilegia a grupos de interés por encima del interés general de los ciudadanos», expresó Uber.

Es más, la trasnacional sostiene la vinculación de ciertos Diputados en temas de regulación atendiendo a intereses personales preocupa y genera incertidumbre para la inversión en el Estado.

Y qué decir de los ciudadanos fueron muy críticos en las redes sociales, mientras que los medios de comunicación dieron cuenta del pecado de los Diputados, que prefirieron hacer un simple parche a la Ley, que impulsar una norma de movilidad moderna.

Por ejemplo, ÍNDICEMEDIA precisó puntualmente que dicha reforma solo dejó candados, porque sencillamente no hay un reglamento para que la Secte, regule este servicio.

De no haberlo, se tomarán decisiones unilaterales, radicales y hasta políticas en el aspecto de la «libre competencia». Por Ley debe haber un reglamento sobre la operación de plataformas. Si lo existe, que no lo muestren y aceptaremos las críticas.

Parece que los Congresistas se quedaron en la época de las carretas, y no de las plataformas digitales porque hay un principio universal de movilidad, y con reformas de corto alcance, nos quedaremos en la época de 1910.

Es más, los integrantes de la LXIII Legislatura terminaron por engañar o confundir -muchos no saben- a los líderes transportistas quienes abandonaron la sala sesiones como borregos mansos y bien felices.

En un acto bien cómico y hasta de duda para ellos, los transportistas acudieron ayer al Congreso Local, para informarse sobre lo aprobado. La duda les quedó a flor de piel.

A pregunta expresa un reportero le cuestionó a Indalecio Saucedo, líder arcaico del transporte que si tenían dudas sobre lo avalado por los Legisladores, a lo que éste respondió «igual que ustedes», al referirse a la prensa.

Ante la falta de audacia del reportero de la fuente, quedó mudo al igual que otros comunicadores ahí presentes.

Sin embargo, le respondemos desde esta redacción. No se equivoque, nosotros entendimos perfectamente, lo que él y otros líderes del ramo no captaron aún cuando estuvieron presentes en la sesión anterior.

Es más, ni el propio vocero del Poder Legislativo, David Rodríguez Silva entendió. Así lo leímos en su escueto, carente de contenido y por cierto mal redactado boletín de prensa que envió a periodistas.

Ahora resulta que los medios de comunicación somos responsables de los yerros de algunos Diputados de poca sapiencia. Así lo demostraron con sus 17 votos a favor. Así, los efectos de la transformación de cuarta.

Desde la Redacción

Comentarios