Guardia fallida ¡Oh! ¿Quién podrá ayudarnos?

Lo ocurrido -hace días- con la Guardia Nacional, en el municipio de Ixtenco, y que comenzó en el vecino estado de Puebla, hace pensar que los efectivos de seguridad están realmente limitados en su capacidad de operación.

El hecho de que una turba de rijosos, supuestamente, involucrados en actividades ilícitas haya despojado de sus armas tipo FX, mejor conocidas como “Serpientes de Fuego”, no tiene cabida en una cooperación en la que el presidente Andrés Manuel López Obrador, depositó todas sus esperanzas.

Para muchos la provocación, la agresión y el desarme de los militares vestidos de elementos policiacos, no tiene espacio en el mundo de la milicia y de lo policial. Y es que la Ley que faculta la operación de la GN, limita la operación de los mismos efectivos en un terreno minado por la delincuencia.

Y cómo estarán las cosas en Tlaxcala, y por supuesto sus alrededores que la maña hace de las suyas, crea un escenario de miedo colectivo, y no hay la suficiente capacidad de las autoridades para frenar los actos violentos que a diario suceden.

El caso Ixtenco cobró relevancia nacional, porque sucedió en uno de los estados de la República más “pacíficos”, y más aún porque robaron las armas de los efectivos policiacos de la GN que supuestamente vendrían salvar a la ciudadanía.

Así, lo hizo creer el redentor de la 4-T, empero queda la duda de su capacidad de operación. Si lo anterior, ocurrió en una entidad aparentemente pacífica, qué podría pasar en otras zonas donde la delincuencia ha sentado verdaderamente sus reales.

El señor López no abundó mucho -en La Mañanera- sobre el caso, y solo se limitó a pedirle a la sociedad que no apoye a la maña. Prefirió callar sobre la efectividad de sus elementos que quedaron en ridículo ante la sociedad.

Otro ejemplo, la Feria de Huamantla cuyos festejos transcurrieron en medio de violencia como la trágica “Carrera de Carcachas” y la “Huamantlada”; ambos festejos siempre grotescos siempre llenos de sangre y furia.

En este sentido, el alcalde del PRI, Jorge Sánchez Jasso había jurado y perjurado que la GN haría acto de presencia en esta comuna; sin embargo, sus elementos -castrenses- brillaron por su ausencia. ¿Alguien los observó?

Han pasado hechos trágicos y de violencia en Tlaxcala, desde la aparición de la GN, empero su actuación deja mucho qué desear porque sencillamente su debilidad quedó demostrada ante la impunidad, con la que actúan hombres violentos al amparo de la violencia y armas.

Muchos se preguntan ¿Dónde está la Guardia Nacional?… Por lo pronto, el presidente de México, López Obrador admitió en su primer-tercer informe (¿O sea cómo?) que los resultados han sido deficientes en materia de seguridad. Y ahora ¿quién podrá ayudarnos?

En un fin de semana, las autoridades localizan cinco cadáveres, en dos municipios de Tlaxcala, como Yauhquemehcan y Papalotla, por lo que nos seguimos preguntando: ¿seguirá los hechos de violencia atípicos?…

Comentarios