Hidalgo Cote cuestionado

Un comunicado de prensa del Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET) dio cuenta que este lunes se había aprobado la integración de la terna, de la cual los magistrados electorales elegirían al próximo Contralor Interno del órgano jurisdiccional.

En reunión de pleno «privada», casi en «lo oscurito» los tres magistrados coincidieron en que la terna estuviera integrada por Tomás Tlapale Islas, Claudia Salvador Ángel y José Antonio Hidalgo Cote.

Y ayer la misma área de Comunicación Social del TET dio cuenta que por unanimidad de votos, los magistrados electorales eligieron a José Antonio Hidalgo Cote, como el nuevo Contralor Interno.

Según, los magistrados al ser considerado como la «mejor propuesta» después de una serie de etapas evaluativas, en la que participaron cinco profesionales del derecho o de la contaduría.

Los magistrados Luis Manuel Muñoz Cuahutle, José Lumbreras García y Miguel Nava Xochitiotzi, se atrevieron a destacar que la designación de José Antonio Hidalgo Cote fue resultado de un proceso ñabierto y transparente».

Consistente -según los tres- en el análisis de la currícula, la entrega de un ensayo y la realización de una entrevista pública. ¿En serio? ¿Y qué analizaron? ¿De quién recibieron línea?…

Además, dice el boletín que se contó con la opinión calificada de los contralores de los tribunales electorales de Puebla, Morelos e Hidalgo, de quienes se respetó su veredicto.

Hasta ahí, todo se perfila bonito en este proceso, en el asunto de la «transparencia», lo presumen como un aspecto casi perfecto. Sin embargo, la historia del propio Hidalgo Cote indica lo anterior.

En la prensa tlaxcalteca, se difundió -para ser exactos el 21 de abril de 2017- que la titular del Órgano de Fiscalización Superior (OFS), Isabel Maldonado Textle, había sido llamada a comparecer ante diputados de la Comisión de Finanzas.

Lo anterior, por el caso del ex director José Antonio Hidalgo Cote,quien había sido destituido del cargo, por serios señalamientos en su contra.

De acuerdo con versiones oficiales, Maldonado Textle, debió informar de la situación que prevalecía en el interior del OFS, sobre los procedimientos contra ex alcaldes y ex tesoreros, a quienes les fue reprobada su cuenta pública como los aprobados con salvedades.

Lo anterior, detonó la exigencia por la mayoría de los entonces diputados locales de la Comisión de Finanzas, para la comparecencia de la auditora ante ese órgano que presidía Alberto Amaro Corona, quien reveló que existía una investigación al interior del OFS, por probables actos de corrupción.

El ex legislador perredista informó que se descubrió, a raíz de una evaluación al desempeño del ahora ex director jurídico José Antonio Hidalgo Cote, una serie de anomalías.

Entre ellas destacaba que el depuesto funcionario no presentó, por lo menos 60 denuncias penales contra diversos funcionarios, para dejar pasar el tiempo y no iniciar un proceso sancionatorio.

Por ello, Maldonado Textle debía explicar a los entonces legisladores la situación real al interior del ente descentralizado del Congreso del Estado, aspecto que siempre se manejó en «lo oscurito».

A sabiendas de lo anterior, los magistrados electorales debieron analizar dicha situación, y verificar si hay o hubo un proceso sancionatorio en contra de Cote Hidalgo, a quien el escándalo lo persigue.

¿Acaso su designación provino del Congreso Local? ¿De un alto funcionario del OFS o del Ejecutivo Estatal?… Vaya que los tres magistrados quedan mal parados con la sociedad.

El magistrado Miguel Nava Xochitioztzi señaló, previo a emitir su voto, que ante el escrutinio social pudieran haberse equivocado al haber elegido a alguno de los tres aspirantes en la etapa final «hubo peritos, especialistas que los calificaron previamente (en su desempeño)». ¡Qué chistoso!…

Horas contadas…

¿Los diputados locales, se atreverán a destituir del cargo a los tres comisionados del Instituto de Acceso a la Información Pública? ¿Acaso sabrán quién está detrás de este trío de personajes?

Lo que se avecina es un show más, desde de la máxima tribuna de las ocurrencias del estado de Tlaxcala; es decir, desde el Poder Legislativo.

Recuerden señores magistrados que un buen periodista siempre tiene una lúcida memoria; no se burlen de la inteligencia del pueblo.

Desde la REDACCIÓN

Comentarios