Con 291 homicidios dolosos en dos años y cuatro meses, Tlaxcala pierde la calma

Diez muertes violentas en menos de tres días causan alarma entre la sociedad tlaxcalteca que, a diferencia de otros estados, no está habituada a recibir esta clase de malas noticias.

Aunque las autoridades quieran desestimar estos hechos y apelar a las estadísticas nacionales que colocan a Tlaxcala como una de las entidades más seguras del país; no es para menos la preocupación.

Sí, un fin de semana tan violento es atípico, pero desafortunadamente los homicidios dolosos comienzan a volverse frecuentes.

Ciertamente, la entidad tuvo una incidencia de 9.32 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes durante 2018 que no se compara a Colima que tuvo la tasa más alta el año pasado con 81.09 o Baja California con 77.08 muertes cometidas con dolo por cada 100 mil habitantes.

Sin embargo, la frecuencia y la violencia con que estos hechos comienzan a presentarse en la entidad no deben tomarse a la ligera; pues los datos indican que, efectivamente, van en aumento.

Durante lo que va del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez (dos años y cinco meses) el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp) contabiliza un total de 291 homicidios dolosos: 120 en 2017, 124 en 2018 y 47 hasta el mes de abril de este año.

De esta totalidad, 153 se han cometido con arma de fuego, 39 con arma blanca y 99 con objetos diversos.

Cabe mencionar que durante los primeros cuatro meses de 2017 se registraron 38 homicidios dolosos, en el mismo periodo de 2018 fueron 45 y, de nuevo, 47 en 2019.

Así, la tasa de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes en la entidad, pasó de 9.14 en 2017 a 9.32 en 2018.Al momento, vienen a mi mente un homicidio cometido en Huamantla, otro en Contla y dos más este domingo en Chiautempan que se relacionan con una actividad en apariencia inofensiva pero que ya ha cobrado, al menos, cuatro vidas: la venta de ropa americana o de paca.

Ojalá este tema, del cual ya se escuchan prácticas similares a aquéllas de los cárteles de la droga o del huachicol, no sea desestimado por la autoridad.

En este contexto, la instancia encargada de impartición de justicia se encuentra envuelta en conflictos internos por remoción-reinstalación-remoción de Héctor Maldonado como su titular y ¿los justiciables?

Ahora más que nunca, no sólo por tema de la inseguridad sino de los problemas múltiples que aquejan a México y a la entidad, los tlaxcaltecas requerimos más certeza de las instituciones: acciones efectivas y respuestas que no busquen imprimir una calma poco creíble.

Comentarios