Insoportable Lorena Cuéllar

Vaya que Lorena Cuéllar Cisneros, la “súper delegada” cuyos bonos han bajado estrepitosamente en los últimos meses, por sus tropiezos y excesos, pretende desafiar al presidente de la República, Andrés Manuel Lopez Obrador.

La mujer quien pregona con una doble moral dicen en los corrillos de la política tlaxcalteca, se niega a despedir a todos los esbirros que colocó para servirse del erario público.

Y es que la “morenista” con piel de priísta, se niega a acatar la orden que dio el mandatario federal y la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico (SHCP), para que todos aquellos delegados que acomodaron a sus cuates en dependencias federales sea vayan.

Ante ello, la delegada de la Secretaría de Bienestar, tiene la obligación de despedir a todos los recomendados de pasquineros y mercenarios de la comunicación, así como sus comadritas y compadritos refugiados al servicio de la mal llamada 4-T.

A cinco meses de su labor, esa mujer, a quien muchos ciudadanos califican como vividora de la política, se ha dedicado a desafiar a López Obrador, porque no ha cumplido al cien por ciento del levantamiento de un padrón para medir la pobreza en Tlaxcala.

Y lo peor del caso es que se dedicó a “fusilarse” el padrón de la extinta delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), como lo ventiló el periódico La Jornada, hace unos días.

En el terreno de lo político, el presidente López Obrador, está enterado de que la ex otrora priísta y perredista, se alió supuestamente con Bernardino Palacios Montiel y compañía para crear el Partido Impacto Social (PIS).

Obviamente, la diputada federal con licencia, está sabedora de que no podría alcanzar la candidatura a la gubernatura para las elecciones de 2021, dentro de Morena porque ha visto mermada su capacidad de operación política.

Cómo serán las cosas, apenas hace unos meses la ex alcaldesa de Tlaxcala, quien se caracteriza por no cumplir con sus encargos constitucionales y acuerdos políticos, presumía que tendría el control de todas las delegaciones de la entidad y no tiene el control ni de su propio marido, quien anda insoportable en el terreno social y político.

Hay quienes sostienen, que dicho sujeto, es el que decide todas las funciones que tendría que realizar la delegada, incluso despacha desde su escritorio en tal institución.

Lo único que falta es que cobre en dicha institución, lo que todavía no se corrobora. Tarde temprano la cloaca de destapa.

Sería bueno que Lorena Cuéllar, le pagara a su “esposito” un curso de buenos modales con la prestigiada relacionista Gaby Vargas, porque sencillamente tal comodino, que quién sabe de dónde lo sacó, ya se siente el primer damo del estado.

Lo último, no lo decimos nosotros lo dicen los propios trabajadores de la única delegación donde gobierna.

Es más, la señora no ha logrado imponer a ninguno de sus compinches dentro de delegaciones, por lo que dicen que ya prepara a su equipo para iniciar su tambaleante precampaña al mando de Víctor Cánovas Moreno.

Otro punto que Cuéllar Cisneros, ha sumado pero en su contra son padres de familia con el asunto de las estancias infantiles, campesinos inconformes, beneficiarios del programa Prospera, y muchos más.

En los corrillos de la política hay quienes sostienen que la tránsfuga del Revolucionario Institucional gana también un voto todos los días, pero en su contra; así de simple, la mujer que se ha distanciado de sus propios familiares ha perdido la brújula.

Desde la REDACCIÓN

Comentarios