Con refresco resuelven desmayo de estudiantes

No obstante la pronta respuesta de paramédicos y ambulancias de la Cruz Roja y BRIASA delegación Apizaco, así como de efectivos de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), a la solicitud de ayuda hecha llegar al número de emergencias 911, que hacia de conocimiento que en un colegio privado de la ciudad rielera, había casi una decena de menores de edad con posible intoxicación o descompensación.

Tras constituirse en la institución educativa denominada «Colegio Newton», ubicada en el número 210 de la calle Coaxamalucan de la colonia Granjas de Guadalupe de la comunidad Cerrito de Guadalupe del municipio de Apizaco, los representantes de la autoridad hicieron contacto con autoridades del plantel; quienes estaban en presencia de casi una decena de jóvenes.

Los que estaban sentados en un espacio cubierto con el rostro mirando al techo y con compresas húmedas y frías, los que lucían un «semblante descompuesto» a los que los socorristas presentes intentaron tomarles sus signos vitales para brindarles -como dicta el protocolo- atención médica pre hospitalaria.

Sin embargo, con la versión de que los estudiantes habían sufrido una descompensación por realizar un esfuerzo producto de una actividad física, autoridades del colegio privado negaron la atención a los jóvenes en su mayoría varones y conminaron a los paramédicos a retirarse, ya que resolverían la contingencia con refresco de cola, a lo que los voluntarios de la salud tuvieron que acceder.

Mismos que a la par de los elementos estatales, quienes realizaban cotejo de datos y llenaban formularios, pudieron atestiguar el cómo un hombre de edad mediana salía por la puerta principal y después de varios minutos regresaba con tres botellas de 3 litros de conocida bebida azucarada, con la que resolverían el desmayo de los jóvenes.

De los que probablemente se habría expuesto su integridad, en primer término en cuanto a la realización de actividad física con las condiciones climáticas actuales, y en segundo al negar la posiblidad de que fueran atendidos para descartar cualquier tipo de complicación a su salud resultado del desmayo colectivo extraordinario.

Sergio ESPINOZA/ Redacción

Comentarios