¡Qué oso!… El de AMLO

El martes pasado el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, escribió un tuit que decía: “Estamos en Comalcalco, vamos a Centla a conmemorar 500 años de la batalla de los españoles contra la resistencia de los mayas-chontales”.

En su mismo Twitter, colocó un video en el cual confirmó que había solicitado al reinado de España, y al mismo Vaticano que ambas instancias se disculparan ante el pueblo de México, por lo cruento que resultó la conquista.

A lo largo de tres días, los medios de comunicación y los usuarios de redes sociales han destacado, y en muchos de los casos han ridiculizado la petición del hombre que porta la banda presidencial.

El boom mediático ha sido severo en contra del tabasqueño, quien dicen que en su ánimo de complacer a su esposa la escritora Beatriz Gutiérrez Müller, lo llevó a cometer un yerro.

Otro punto que los expertos y no expertos han sacado a la luz, es parte de la historia, de lo que ocurrió hace 500 años, de lo que muchos han llamado el encuentro de dos culturas o bien el mestizaje.

Con este polémico tema han salido “conocedores” de la historia, que han provocado hasta insultos contra los tlaxcaltecas por haber aliado con los españoles.

En este tenor, resulta bárbara su ignorancia porque quizás cuando fueron a la primaria reprobaron la materia de historia.

Derivado del improperio cometido por López Obrador los tlaxcaltecas hemos sido objeto de discriminación, pero la verdad a nosotros no nos importa porque estamos orgullosos de nuestro pasado.

Empero, sí preocupa que el mandatario federal no mida las consecuencias de sus palabras y actos, porque sencillamente gobierna para cien millones de mexicanos. Así que no divida, su misión es unir como lo estable la Carta Magna.

Pese a dicha pifia, a ese error que cometió López Obrador los diputados locales de su partido ya comenzaron a celebrar la conmemoración de lo que el gobierno estatal ha llamado “500 años, el encuentro de dos culturas”.

Ya en el Congreso Local preparan una ceremonia para colocar letras doradas, a fin de dejar constancia de estos primeros quinientos años, desairando al propio presidente.

Y para los diputados que resultaron ser “ortodoxos”, ahí le dejamos el significado de dos palabras.

• Conmemoración: “En la liturgia católica, memoria que se hace de un determinado santo en una celebración de rango superior”.

• Festejo: “Acto público que conmemora una fiesta y se celebra para disfrute de los que asisten”.

Lo anterior, de acuerdo con la Real Academia Española, a fin de que no confundan las palabras solamente para adornar su ego, y mostrar su aberración a flor de piel.

No cabe duda que la ignorancia es bárbara y cruenta, por eso siempre hay que ilustrarse, empaparse de historia. No solamente es entrar a wikipedia para copiar y pegar un texto.

Así que señor presidente y a todos aquellos que pretenden manchar parte de la historia les decimos desde esta redacción, que Tlaxcala seguirá siendo Cuna de la Nación.

Y lo que son las cosas López Obrador, decidió instalar la Secretaría de Cultura en Tlaxcala, por tener un pasado majestuoso, y ahora pretende mancillar ese mismo pasado al solicitar una acción que solo le resultó una mofa universal.

¡Qué oso!…

Comentarios