¿Y las chamarras Manuelito?…

Hasta el momento, el secretario de Educación Publica, Manuel Camacho Higareda mantiene un profundo silencio, en torno a las observaciones que hizo la Auditoria Superior de la Federación (ASF), y uno se pregunta ¿dónde están más de 240 mil chamarras Manuelito?…

Y es que al funcionario estatal a quien alguien le metió la “flamante” idea de que es un serio aspirante a la gubernatura del estado, deberá justificar cómo se distribuyeron esas prendas de vestir que por cierto causaron polémica dado a los yerros en su distribución.

Bajo este sentido, la propia ASF reveló que un reciente informe que la autoridad educativa había justificado la adquisición de más de 253 mil chamarras cuando en realidad solamente entregó un promedio de 12 mil 188.

Por esta razón, Camacho Higareda, quien se siente intelectualoide está obligado a dar explicación no solamente a la auditoría sino también a la propia sociedad tlaxcalteca.

Hasta el momento, la Secretaría de Educación Publica (SEP), no ha fijado una postura oficial al respecto, lo que hace pensar que al titular de esa dependencia estatal, no le interesa aclarar tal situación.

Sin embargo, se viene a la memoria cuando varios estudiantes protestaron y exhibieron esas chamarras en redes sociales. Del enojo se pasaron a los Memes, en los cuales obviamente tundieron al funcionario marianista.

A estudiantes bajitos, les tocó una talla XXL y a los altos y de vientre abultado una chambrita. ¿o sea cómo?…

Y ahora cuando el resultado de la revisión de estados financieros de la ASF arroja que la SEP-Tlaxcala no compró 253 mil chamarras uno se pregunta ¿qué pensaría el papá de los hijos de la 4-T?…

Claro, porque esos recursos fueron federales ¿o nos equivocamos?… ¡Congruencia Manuelito!

Ya no entendimos….

¿El Congreso del Estado, cometió el yerro en la aprobación del «súper sueldo» del presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado?…

Ya comenzaron las disparates de algunos legisladores. Unos admiten ese «error» y otros dicen que no publicarán ninguna «fe de erratas». ¿A quién creerle?…

Por lo pronto el «chow» entre legisladores apareció, y seguramente Héctor Maldonado Bonilla, estará feliz tras aventarles esa papa caliente a los del Congreso.

Ahora resulta que el magistrado argumenta que hubo un «error aritmético». ¿Alguien le cree?…

Desde la REDACCIÓN

Comentarios