Moreno Valle y los “Ferrari aéreos”

Toda una polémica se ha generado por el deceso del matrimonio Alonso-Moreno Valle, al grado de ser objeto de «sospechosismo» el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Lo cierto, es que a la pareja le daba lo mismo abordar helicóptero en determinado lugar y aterrizar en otro al grado que no se sabe si lo hacían con el permiso de las autoridades.

Por ejemplo, el ocho de mayo de 2014, a escasos 10 días para que fuera la elección de la dirigencia nacional del PAN, el entonces gobernador poblano, multiplicó sus visitas a Tlaxcala.

Lo anterior, al utilizar el helicóptero oficial y en horarios laborales. En una nota del portal Gente TLX reveló que la tarde de ese ocho, cerca de las 18:45 horas Moreno Valle aterrizó.

Esta maniobra se hizo en la unidad deportiva de San Pablo Apetatitlán, ubicada frente a la estación de bomberos estatal, donde ya lo aguardaba el ex alcalde de La Magdalena Tlaltelulco, Miguel Ángel Polvo Rea.

Tras descender del helicóptero Agusta Grand 2010 negro, matrícula XC-LMO, propiedad del gobierno de Puebla, ya lo aguardaba una camioneta de lujo color plata.

Polvo Rea subió a la parte trasera de dicha unidad, en tanto que Moreno Valle se acomodó como copiloto.

Fuentes consultadas, revelan que no se contemplaba ninguna visita oficial del gobernador vecino al estado, por lo que se supone que su arribo sería para tratar asuntos personales o partidistas.

En tanto que personajes vinculados con el PAN, presumieron que el mandatario sostendría una reunión para afinar la estrategia electoral a favor de Gustavo Madero, dado que Moreno Valle era coordinador de campaña en la zona centro del país.

Por cierto que al verse sorprendido, personal de seguridad del gobernador poblano amenazó -por medio de sus guaruras- a los periodistas de El Sol de Tlaxcala, Tomás Baños, y Juan Luis Cruz de la Jornada de Oriente.

Esto a fin de que entregaran material fotográfico que evidenciaba su presencia en la entidad. Se dice que tal presión evitó que en el primer diario no se publicara una sola letra de lo ocurrido.

Y lo cierto, el helicóptero en el que se trasladó el mandatario poblano fue el protagonista de una larga polémica en los medios de comunicación de la vecina entidad, dado que fue adquirido por la presente administración estatal con un costo máximo de 7.5 millones de dólares.

Es decir, a Moreno Valle tenía un gusto por subirse a helicópteros marca Augusta, considerados los «Ferrari del aire», aspecto que deja al descubierto su red de excesos en la adquisición y renta de este tipo de naves.

Y nadie esperaba que la próspera familia Torre Mendoza, estuviera involucrados en este escándalo público, puesto que es propietaria de la aeronave Agusta Westland 109, con matrícula XA-BON.

La empresa Servicios Aéreos del Altiplano (SAASA), de los saraperos Rafael y José Antonio tiene la alta responsabilidad de ofrecer pruebas de lo que ocurrió el pasado 24 de diciembre, en el territorio vecino, y deslindarse totalmente.

Sin embargo, la afección de Moreno Valle y de su esposa por utilizar aeronaves de lujo, deja mucho que desear, por lo que el actual gobierno estatal está obligado a transparentar cuánto gastaba anualmente la «pareja real» en este tipo de excesos.

Y es que queda claro que existen dos Pueblas, el de la opulencia y los que habitan en zonas de la sierra donde una gran parte vive en condiciones precarias. Un estado, con infinitos contrastes.

Escribe JAVIER CONDE

Comentarios