Lorena pierde votos…

Parece que Lorena Cuéllar Cisneros, la “súper delegada” en Tlaxcala no tiene el control absoluto de las delegaciones federales, puesto a que han llegado personajes afines al PAN y PRI, lo que demuestra que la Cuarta Transformación está lejos de tomar en cuenta a sus huestes.

Fuentes confiables han revelado que la ex priísta y ahora funcionaria federal se ha encontrado con imposiciones que vienen desde el centro del país, pero no precisamente desde Palacio Nacional, lo que le ha dificultado su operación política.

Además, está claro que el senador José Antonio Álvarez Lima pretende apoderarse tanto de la dirigencia estatal y de todos los espacios que pueda para operar políticamente en las elecciones de 2021, a favor de quien pretende sea su candidata o candidato a la gubernatura.

Lo cierto, es que Lorena Cuéllar está totalmente cerrada a mantener relación con la mayoría de los medios de comunicación, a escuchar a alcaldes y diputados locales, por lo que está cegada de poder.

Y vaya que dicha actitud le ha comenzando a restar votos con un sector de la propia ciudadanía, quien ha solicitado ser escuchada y atendida por la “súper delegada”.

Empero, la mujer está ensimismada de que si quieren ser escuchados que saquen cita para ser atendidos dentro de una larga lista de audiencias.

Ojalá, la priísta y ex perredista entienda que tomar ese tipo de actitudes cada día perderá un voto en lugar de sumarlo. Para llegar a Palacio de Gobierno, se debe caminar cautelosamente, y más aún escuchando a la ciudadanía.

Le debe caer el veinte a Cuéllar Cisneros que con pésimos aduladores no es bueno andar
porque entonces la hará entrar en un cuento de hadas, y dejará de palpar las necesidades reales de Tlaxcala.

Y que no pierda de vista la “súper delegada” que otros le andan comiendo el mandado en lo político, y ella sigue soñando en su propio cuento de princesas y no de reinas.

Desde la REDACCIÓN

Comentarios