Le mellaron la corona…

La elección interna del PAN, dejó una señal que enmarca el final de un hartazgo que se cosechó a lo largo del tiempo en contra de un matriarcado, obsesionado con el poder.

Y que fue acompañado por traiciones, la falta de compromisos no cumplidos y lo peor del caso por decisiones que rayaban en el autoritarismo.

Los resultados del pasado domingo para Ángelo Gutiérrez Hernández, evidencian que la mayoría de la militancia puso freno a los excesos de una «emperatriz rielera» que busca por tercera ocasión ser candidata a la gubernatura.

A lo largo de la última década ese mismo grupo panista, se dedicó a agandallarse espacios partidistas y públicos, lo que fue generando coraje dentro de aquellos militantes que fueron marginados.

La única arma política que tuvieron todos aquellos relegados y traicionados fue la del poder del voto, y justo ayer domingo sufragaron por Gilberto Temoltzin Martínez, y castigar a la onda grupera de Acción Nacional.

Nos atrevemos a decir que al empresario sarapero lo hizo ganar el voto de todos aquellos que fueron víctima de la «emperatriz rielera» -a la que tiene mellada la corona- y del bufón que coqueteó con Morena.

Así se escribe, el principio de un fin, aunque claro en la política-partidista no hay nada escrito, pero algo está claro crear un castillo de hielo, nunca es bueno.

Luto y cárcel…

El ciclismo está de luto, por el fallecimiento de Carlos López González, luego de ser arrollado supuestamente por el ex alcalde panista de Tlaxcala, Adolfo N.

De este lamentable suceso el oportunismo político se desató junto con ello una guerra mediática entre panistas y morenistas.

Se sabe que el fallecido tenía vínculo con Morena, y para la desventura de su familia hay un diputado local del PAN, que usa moño de la fayuca que supuestamente trata de influir en las altas esferas de los Poderes Ejecutivo y Judicial, con el objeto de beneficiar a su cuate el exalcalde. ¿Los hijos de la 4-T lo permitirían?…

Comentarios