#VoceroCharolas ¿influyente?

Vaya que el vocero del Congreso Local, David Rodríguez Silva, no comulga con uno de los tres principios que pregona Andrés Manuel López Obrador, que es no mentir.

Lo publicado por el diario El Sol de Tlaxcala, donde da cuenta que este «comunicador» altanero por naturaleza, podría incurrir en un conflicto de interés al desempeñar el cargo que protestó el pasado once de octubre.

Y a la vez -usa tiempos oficiales- a fin realizar tareas como corresponsal para el periódico El Heraldo de México.

Sin embargo, ya presumió -frente a la policía de Apizaco- que es «influyente» porque tiene el control de los 25 diputados locales, según relata e-consulta.

Dicho periódico digital evidenció -este lunes- el exceso de poder de dicho sujeto, para evitar no ser multado por estacionar su automóvil en un lugar prohibido en pleno centro de esa comuna.

Vaya que el #VoceroCharolas -de quien se desconoce si cuenta con título profesional- utilizará sus influencias para no ser removido del cargo.

Está claro que los legisladores pasarán por alto los excesos de Rodríguez Silva, pues ignoran el contenido de la Ley Orgánica del Poder Legislativo y del propio reglamento interior.

Irma Jordana Garay, diputada del Partido del Trabajo (PT), quien propuso a este «comunicador» está obligada a pronunciarse al respecto, pero no con evasivas como lo hizo ante el diario de los tlaxcaltecas.

Además, los legisladores están enterados de que tal individuo se la pasa en restaurantes, que ha cometido sendos yerros en el envío de información y que busca privilegiar con convenios publicitarios a sus camaradas, y no pasa nada.

Es una lástima que por intereses políticos, David Rodríguez haya asumido este cargo, por lo que debe dar una respuesta sobre su doble desempeño.

Así de sencillo, el «comunicador» está obligado a presentar su declaración patrimonial, y deberá reportar cuánto es lo que devenga como chalán del Congreso y de El Heraldo.

Pero ante todo tiene que dar una explicación del supuesto conflicto de interés, en el cual incurrió; si tiene vergüenza debería dejar el cargo, pero como siempre la tira en el cesto de la basura permanecerá gozando del erario público.

Es una lástima que los legisladores locales callen frente a este tipo de excesos, lo que los convierte en unos auténticos solapadores. ¿Dónde queda la cuarta transformación? ¿Así convive la Coalición Juntos Haremos Historia?…

Vamos a consultar las Leyes para ver qué dicen, y revisar si el #VoceroCharolas no incurrió en alguna falta al ejercer un doble cargo.

Ah, por cierto una diputada local, sabe que dicho sujeto es quien supuestamente filtra información a sus cuates reporteros, sobre lo que degustan de esos suculentos platillos que les preparan en el comedor del Congreso y tampoco pasa nada. ¿Conviven con el enemigo?

No pues, si están cañones, los sinvergüenzas y el descaro de los diputados, así como de funcionarios de ese poder. Y lo que falta.

Desde la Redacción

Comentarios