Los chairos de Texoloc

Sergio González Hernández, la persona a quien le cuesta trabajo dejar de ser derecha y ahora convertido en un verdadero chairo dejó entrever que existen hilos de presunta corrupción en un municipio donde gobierna la familia de otro chairo meón.

En su cuenta de Facebook, el ahora morenista desató un río dudas sobre el manejo de recursos económicos en Texoloc, pues en un primer comentario expresó: “Es una falacia, como siempre el que se ostenta como diputado cargo que logró comprando conciencias”.

Esto en franca alusión al ahora diputado meón, Miguel Ángel Covarrubias Cervantes, convertido en un moderno “pirata” de una trama de serie televisiva estadounidense y a su madre Maribel Cervantes Hernández, quien disimula gobernar.

En un segundo comentario el ex líder estatal del PAN, dijo: “el interés de realizar la obra va acompañado de actos de corrupción, ya que la realizan constructoras que ellos mismos administran con prestanombres y que ojos vistos han enriquecido a la familia adquiriendo propiedades que la gente de Texoloc sabe y conoce”.

“Con ellos también comprando conciencias de los habitantes del municipio que se dejan manipular por esta familia de corruptos, y ahora tratan de utilizar los medios como siempre lo hace para justificar su autoritarismo, ya que nunca consultan al pueblo, siempre han actúado con prepotencia”, acusó el ahora delegado morenista.

“Lo hicieron con el kiosko, la cancha del cenicero, la calle principal, la presidencia municipal y ahora como lo quieren hacer en la parcela escolar que además es propiedad ejidal y sin acuerdo con los ejidatarios. Basta de corrupción y autoritarismo”, sostuvo.

El también oriundo de Texoloc recordó que el legislador perredista presuntamente ganó la elección anterior “comprando conciencias con pasteles, calentadores materiales de construcción, autoridades electorales… para demostrar su pírrico triunfo por solo nueve votos”.

Sin duda, su denuncia causó ámpula en el equipo del actual legislador, empero, uno se pregunta ¿Sergio González tendrá las pruebas necesarias… ¿Cómo sustentó sus aseveraciones?… Cree que por ser hijo de la Cuarta Transformación ¿Tiene derecho a la impunidad?… ¿Por qué omite el nombre de su diputado?…

Sería bueno que esas reflexiones o acusaciones, González Hernández las remitiera al Congreso del Estado, a la Comisión de Finanzas y Fiscalización, así como al Órgano de Fiscalización Superior (OFS), para su debido análisis.

Ah, pero seguramente se encontrará que el diputado “meón”, es integrante de la misma Comisión de Finanzas, y que le gusta -dicen sus mismos homólogos- entrometerse en los expedientes financieros de esa comuna y otras más.

Es decir, el perredista debería excusarse de saber y votar todo lo relacionado al manejo de recursos públicos que administra su “jefecita”, pero ningún legislador se atreve a actuar. ¿Miedo o complicidad?…

Otra, Sergio González está sabedor de que el ex alcalde “meón” es bien “amiguis” de los diputados morenistas, Víctor Baez López y María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi, presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política (JCCP) y de la Comisión de Finanzas.

Así que al político ligado ahora con la “súper delegada”, Lorena Cuéllar Cisneros, no le quedará de otra que seguir utilizando su cuenta de Facebook, como un muro de los lamentos porque el diputado perredista seguirá gobernando Texoloc y haciendo payasadas para llamar la atención.

Vaya, hijo de la “Cuarta Transformación”, vaya hijo de Maribel Cervantes… ¡Pueblo chico, infierno grande!… Así se las gastan los chairos de Texoloc.

Desde la REDACCIÓN

Comentarios