Una raquítica consulta

Sin duda, la consulta nacional por el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), solo fue un pretexto para legitimar un tema que le interesa a Andrés Manuel López Obrador, imponer su voluntad de una forma disfrazada.

Por ejemplo, en Tlaxcala solo 8 mil 535 sufragios se captaron en seis municipios, lo que demuestra que ni el uno por ciento del padrón electoral que es de más de un millón de personas sufragó.

Es más, ni todos los militantes de Morena acudieron a este “ejercicio democrático”, carente de veracidad y transparencia. Hay más dudas que verdades.

Esta consulta solo buscó el impacto popular, pues lo cierto que de los 8 mil 535 que votaron seguramente muchos de ellos no han viajado en avión en el último año o bien en toda su vida.

Lo cierto, es que fue una raquítica votación la captada, y ahora hasta se cree que en todo el país, se pudieron haber maquillado cifras.

En Huamantla, Calpulalpan y San Pablo del Monte, hubo una mínima participación, por lo que en Tlaxcala, Apizaco y Chiautempan se dio el mayor número de votos.

Por ello, López Obrador tiene que replantear su posición sobre el futuro del NAIM, ya que no tuvo una base legal para realizar tal consulta.

Lamentablemente, el caso se judicializará en tribunales internacionales porque todo indica que el tabasqueño impondrá su voluntad hasta en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). ¿Cuál división de poderes?…

Comentarios