El priísmo chingón…

Al priismo no le queda de otra, en este proceso electoral, que recurrir a una macro movilización para el primero de julio, si es que aspiran realmente a ganar la silla presidencial, senadurías, diputaciones federales y locales.

En las redes han presumido que movilizaron a 15 mil militantes y simpatizantes del PRI, durante la visita de José Antonio Meade a Tlaxcala, aunque quedan dudas del número que asistió a tal evento. Los priístas de cepa, lo que menos quieren en este momento de la contienda son cuentas alegres.

En lo que respecta a Tlaxcala, no todos sus aspirantes han levantado en las campañas; es más, nos atrevemos a decir qué hay candidatos fantasmas de la mayoría de los partidos políticos.

Como es costumbre, en el PRI han recurrido a la barbacoa, al mole y al arroz para unir a la militancia y convocar a decenas de trabajadores al servicio del sistema para conglomerarlos y mostrar su músculo.

Sin embargo, está claro que ese mismo tricolor tendrá que recurrir a un truco muy discreto o demasiado eficaz, para lograr ganar los cargos de elección popular.

Será el primero de julio en que se demuestre que serán “chingones” como tanto ha vociferado Meade. Tienen la estructura y el poder para hacerlo aún cuando vayan abajo en la preferencia, pero queda la duda ¿A qué estrategia recurrirán para ganar?…

Ya lo dijo Meade: “Al final del día, lo que queremos que quede claro es que somos los más chingones”. Nos quedamos con esa expresión.

Comentarios