¡A debatir!…

A dos meses de que sea la elección federal para elegir senadores y diputados federales, la mayoría de los candidatos no se ha atrevido a proponer debatir ante el Instituto Nacional Electoral (INE), puntos de la agenda nacional, mucho menos a presentar su declaración tres de tres.

Los aspirantes a un escaño al Congreso de la Unión, solo han presentado argumentos superficiales. Sus propuestas no abordan problemas y mucho menos soluciones torales que necesitan los mexicanos, para abatir rezagos y así conducirse por la vía del desarrollo.

Son pocos los candidatos que tienen contacto ciudadano, mientras que existen otros que sólo se les ve simulando o de plano no haciendo campaña. Es una lástima que nadie de los aspirantes a la Cámara Alta, le tome la palabra a Minerva Hernández Ramos, de la Coalición «Por México al Frente» para debatir.

También, es una lástima que los aspirantes no aborden en sus recorridos aspectos que a la sociedad, le interesa como es hablar de las demandas más sentidas como la de salud, educación, alimentación, seguridad, agua potable, economía, entre otros, temas que aquejan a los hogares en Tlaxcala y México.

Son en realidad pocos los abanderados que asumen el compromiso con la sociedad, mientras que otros están esperanzados al efecto de los presidenciables.

Pensar que los votos se darán por efecto sorpresa quizás se dé, pero es inevitable pensar que los sufragios se ganan, aunque claro está que otros le apuestan a la compra de esas conciencias, que en pleno Siglo XXI, se venden hasta por dos hablas.

No somos pesimistas frente a los hechos, pero ya transcurrió un mes de campaña y no hemos visto algo nuevo en los candidatos. Y la solicitud presentada por Hernández Ramos ante el INE, parece que quedará en los polvosos anaqueles de ese organismo.

Comentarios