Entre el bozal y las cadenas

Sendas críticas se han hecho en las redes sociales hacia un panista que se encadenó y se puso bozal en la sede nacional del PAN, al pregonar democracia y apertura de los más altos dirigentes de su partido.

Ángelo Gutiérrez Hernández, protagonizó un hecho vergonzoso el pasado fin de semana, que acaparó la atención en las redes sociales y en medios de comunicación nacionales y estatales.

Tal militante pensó que iba a impactar positivamente hacia su causa, pero no lo logró porque prácticamente ni los de su familia se apiadaron de él. Tal sujeto que pregona democracia se ridiculizó así mismo y fue la botana en el círculo político y ciudadano.

Es más, las lenguas de doble filo aseguran que el jueves pasado la misma senadora Adriana Dávila Fernández, hizo su show o circo en la sede estatal de Acción Nacional.

Testigos del hecho refieren que la legisladora supuestamente lloró y lanzó un rosario de palabras “ortodoxas”, en contra de Carlos Carreón Mejía, quien terminó por traicionarla ante la decadencia de la carrera política de la senadora.

En las redes sociales a Gutiérrez Hernández, le ha llovido en serio, y queda claro que su futuro político está a pique.

Y es que al originario de San Pablo Apetatitlán, le encantan los escándalos personales y políticos, aspectos que la sociedad ya no desea ver mucho menos tolerar.

México y Tlaxcala no necesitan «políticos» protagonistas, que sólo buscan vivir del presupuesto y por ello, hay que ver el cuestionable pasado de Ángelo Gutiérrez, que está lleno de escándalos más de que aciertos.

Ojalá, el bozal no se lo quite para evitar que hable barbaridades y las cadenas hay muchos que estamos seguros que se las puso bajo las órdenes precisas de ya saben quien.

Comentarios