Pobreza democrática… 

Ayer hubo actividad electoral en Tlaxcala, donde el principal acto lo celebró el Instituto Nacional Electoral (ITE); ahí, autoridades en la materia llamaron al reflexionar el déficit democrático que hay en Tlaxcala y en la República Mexicana.

Y como no va haber este déficit democrático si son precisamente los políticos quienes hacen un desaseo en esta práctica, lo que originado que esta crisis ahonde en lo que conocemos como actividad política.

Es lamentable que los partidos y algunos líderes de grupo tengan a las instituciones en crisis. La misma democracia ha soportado excesos, impunidad y corrupción, por lo que es urgente caminar en una nueva práctica en términos de la política partidista. 

De nada sirve realizar estos foros de análisis, si son los mismos titulares de los órganos electorales quienes generan excesos, y seguramente pondrán el grito en el cielo al cuestionados. 

Solamente diremos que cobijan una larga lista de recomendados de dirigentes y de políticos en sus nóminas, pues hay funcionarios electorales que ocupan cargos no por su capacidad política sino por su servilismo. 

Quien esté libre de culpa que arroje la primera piedra porque en este áspero camino de la democracia hay quienes colocan hasta familiares en los cargos electorales y políticos, por lo que encontraremos los órganos autónomos que son presa de intereses personales y mezquinos.

Ahora, los partidos políticos han transitado en caminos ásperos donde son ellos mismos lo que cometen excesos en cada elección. 

Ante la práctica de una política impura muchos ciudadanos se preguntan si deben creer en los políticos, pero otros se cuestionan quién le dio poder a los partidos para gobernar. 

Y lo peor del caso, es que han enseñado a un sector de la sociedad a estirar la mano, sin lograr verdaderos compromisos para un colectivo. 

Comentarios