¿Quién es el mentiroso? ¿El rector o el secretario?

Ante la polémica sobre el destino de más de 690 millones de pesos, ¿quién es el mentiroso?… ¿El rector de la UAT o el secretario de Educación?… Sin embargo, surgen más preguntas en torno a una guerra estéril donde los paganos son los mismos estudiantes y la propia ciudadanía.

La versión del rector de la máxima casa de estudios, Rubén Reyes Córdoba, es demasiado confusa, lo que ha propiciado que sus propias declaraciones carezcan de seriedad en torno al caso, pero lo cierto es que al titular de la SEP, Manuel Camacho Higareda, le ha faltado audacia para abordar el asunto.

Versiones han corrido, sin ton ni son, pero se llega a la conclusión de que la UAT, es rehén de intereses personales y políticos, donde algunos miembros de la familia Ortiz Ortiz, como Héctor y Sarafín se han incrustado como si la institución fuera de su prioridad.

Otro punto que se debe recordar, son las palabras de la lideresa del Partido Socialista y aliada del PRI, Rosalía Peredo Aguilar, quien en su momento expresó que este partido político apoyaría a Marco Antonio Mena, para llegar al poder.

Entre las peticiones y compromisos que se ventilaron en la opinión pública estaba uno de los más importantes que el gobierno de Tlaxcala, recuperara a dicha universidad de las “garras” de una familia que se han enquistado desde hace más de tres décadas.

Aspecto que francamente se descarta que Mena Rodríguez llegue a cumplir, compromiso que tampoco cumplió Mariano González Zarur, pese a que lo expresó en la máxima tribuna del estado. Y lo que estamos viendo sólo en un show o “chow” mediático entre día esbirros, uno al servicio de los Ortiz y el otro del gobierno.

Aunque dicen que a Camacho Higareda, saca a relucir viejos rencores, ya que en su momento fue despedido de esa casa de estudios por comulgar con una idea distinta a los Ortiz. ¿Y los alumnos y la ciudadanía deben ser los páganos?…

Comentarios