¿Preparados para éxodo un forzado?…

¿En realidad los mexicanos y tlaxcaltecas estamos preparados para recibir una marea de paisanos que radican en los Estados Unidos?… La repuesta desde nuestro punto de vista es que no lo estamos porque sencillamente muchos de ellos, y sobre todo sus hijos traen otra idiosincrasia muy a la “gabacha”.

Y es que con la nueva iniciativa preferente que ha enviado el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para que los hijos de mexicanos que sean deportados a México, ingresen de inmediato a instituciones educativas de la República, resulta medio complicado que pueda resultar en lo inmediato. 

Quienes redactamos dichas líneas no somos pesimistas sino realistas, ya que una medida como la anunciada ayer por el gobierno federal poco ayudará a los migrantes que lamentablemente serán expulsados en un éxodo forzado, quizás sin precedentes en la historia de ambas naciones y del mundo. 

Las deportaciones es algo natural, no nos deben espantar lo que debe entender el gobierno estatal y federal que debe aplicar acciones reales, palpables para generar posibilidades de empleo, principalmente. 

De por sí el comercio informal y los índices de inseguridad han aumentado en Tlaxcala, por lo que se corre el riesgo de que puedan aumentar sino hay una política migrante y de empleo clara, aspecto que no han anunciado las autoridades. La defensa de los mexicanos sólo se ha quedado en el discurso frente a una realidad de zozobra que hay en la Unión Americana.

Históricamente, los tlaxcaltecas han estado acostumbrados a migrar, a colonizar pueblos tanto en el norte de México y de Estados Unidos, pero no están adaptados para regresar perdiendo batallas sociales mucho menos políticas y económicas.

Es tiempo de que la actual administración local se deje de discursos que aplique acciones, insistimos para lo que es un éxodo masivo, pues en realidad ellos tienen el número aproximado de cuántos tlaxcaltecas radican en el país vecino, pero el hecho es que las remesas sufrirán un gran descalabro.
Hasta el perico se llevaron… 

No solo los canceles de sus cubículos se llevaron algunos diputados locales sino que ahora sale a relucir que tres vehículos -un Passat, un Camry y un Malibú- que estaban en poder del Comité de Administración del Congreso Local, están prácticamente inservibles.

Vaya cinismo tienen aquellos legisladores que se vinieron a servir del pueblo y que en tres años propiciaron excesos como dejar basificados, llevarse tabletas electrónicas para el voto digital, cometer escándalos personales y que se volvieron públicos. 

Lo mejor de todo es que ya no están, y el reto de los nuevos diputados es no caer en la canija tentación de montarse en el poder y en los excesos.

Refugio de recomendados…

Prácticamente el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), se ha convertido en un refugio de recomendados de algunos ex diputados locales, entre ellos, de Ángelo Gutiérrez Hernández y de Lincoln Rodríguez Rodríguez. 

Para desventura de los ciudadanos los ex legisladores sentaron sus reales y terminaron por presionar a algunos nuevos comisionados para que pudieran votar por ellos. Vamos de mal en peor. 

Comentarios