Una realidad, mujeres comandan hogares

En el análisis de Estadísticas sobre Desigualdad de Género y Violencia contra las Mujeres que aplicó el INEGI revela que uno de los aspectos que está modificando la vida familiar, en el estado de Tlaxcala, es la creciente presencia de hogares con jefatura femenina.

Y es que explica que en cinco años, la tasa de jefatura femenina aumentó de 18.2 a 20.0% en la entidad. De acuerdo, con el censo de población 4.0% de las mujeres en Tlaxcala está separada y 0.7% divorciada.

En ambos casos, dice que los valores son cercanos a los promedios nacionales -3.7% y 1.3%, respectivamente-. Por cada cien matrimonios en la entidad hay 3.5 divorcios en las áreas urbanas y ninguno en área rural, refiere.

Además, subraya que es probable que una parte importante de la proporción de mujeres separadas se deba al abandono del cónyuge, esto se ve reflejado en la proporción de divorcios solicitados por esta causal -32.4%- y con el 4.5% de éstos por injuria, servicia y violencia intrafamiliar.

Expone que aún cuando este tipo de divorcios no son solicitados por las mujeres, el 87.5% de los casos se resuelve a su favor. En el terreno educativo, se ha logrado revertir la brecha existente en asistencia a la escuela que solía ser desventajosa para las niñas y adolescentes.

En 2005, la tasa de asistencia de la población de 6 a 12 años en la entidad era igual para las niñas y para los niños -96.8%-, detalla dicho estudio recientemente difundido por dicha institución federal, añade.

Agrega que la matrícula escolar de educación media estaba compuesta por 51.3% de mujeres y 53.8 en el nivel superior en 2006. En conjunto, puede decirse que la brecha educativa entre mujeres y hombres se ha reducido de manera significativa.

“Es decir, el promedio de escolaridad de la población de 15 años y más es de 8.1 para las mujeres y de 8.5 para los hombres. Entre la población adulta, los rezagos educativos continúan siendo más marcados para las mujeres”.

Cabe resaltar que alrededor de 14.3% de las mujeres de 15 años y más reportó, en 2006, haber sido víctima de algún tipo de violencia dice el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Externa que la tasa de mortalidad materna no solamente expresa la atención médica que reciben las mujeres durante el embarazo, en el momento del parto y el puerperio, también suele reflejar las condiciones en que las mujeres se embarazan y acceden a los servicios de salud.

Detalla que en Tlaxcala 91.9% de las mujeres atienden sus partos en hospitales o clínicas, porcentaje mayor al promedio nacional (80.2%). Por su parte, un 75.4% de mujeres unidas en edad fértil eran, en el 2000, usuarias de métodos anticonceptivos en la entidad, cobertura también mayor al promedio nacional (70.8%).

Sobre la mortalidad por cáncer cérvico-uterino, cuya tasa es de 17.0% y, embarazo adolescente, son aspectos que deben ser atendidos de manera más rigurosa si se quiere avanza en los derechos a la salud y la salud reproductiva en la entidad, subraya.

Uno de los aspectos que está modificando la vida familiar y, en consecuencia, la de las mujeres, es la creciente presencia de hogares con jefatura femenina. Tanto en el nivel estatal como en el nacional, alrededor de uno de cada cinco hogares es comandado por una mujer, concluye el INEGI.

Comentarios