Sánchez Anaya, cara a cara con las mujeres de Benito Juárez

Cara a cara con las mujeres de la localidad de Benito Juárez, municipio de Huamantla, el candidato de Morena a la diputación federal, Alfonso Sánchez Anaya, afirmó que la mayor deuda que tiene México está en el rezago, penoso y lamentable, que millones de mujeres y niñas sufren.

Es una fatalidad que en los países en desarrollo o de economías emergentes, como México, dijo, la desigualdad de género es aún más delicada; “no hemos reconocido que las mujeres son las principales proveedoras de la seguridad alimentaria de sus familias y comunidades, pero la mayoría de ellas soportan condiciones de marginación económica y social”.

Al igual que en muchos rincones de la nación, el de Morena precisó, “también aquí en Tlaxcala, las mujeres padecen severos rezagos que se reflejan en desnutrición, mortalidad, analfabetismo, discriminación, desigualdad y violencia de género, así como menores oportunidades para acceder a mejores empleos, salud y seguridad social en general”.

Sánchez Anaya, expresó que en esa comunidad existen más mujeres que hombres, así como en el país son el 52 por ciento de la población total, pero también ellas son las que tienen un porcentaje mayor de analfabetismo y obviamente un menor grado de escolaridad, consecuencia de políticas gubernamentales erradas de igualdad de género; en México puntualizó: “no existe un Estado fallido, hay un Estado en crisis; resquebrajado por la corrupción, al servicio de una minoría privilegiada, que renunció a sus responsabilidades sociales, marginando a la mujer mexicana casi en todos los aspectos”.

Sánchez Anaya, insistió en que las mujeres “tienen mucho menos probabilidades de asistir a la escuela que los hombres; tienen menos acceso a créditos para poner un negocio, o a servicios de extensión agrícola y propiedad de la tierra; y lo peor, que no existe la voluntad para que sean escuchadas y participen en la toma de decisiones”.

El gasto público debe orientarse hacia el desarrollo social basado en los derechos de todos, especialmente en los de la mujeres; lucharemos, afirmó Sánchez Anaya, porque se aplique la pensión universal justa de los adultos mayores en todo el territorio nacional, así como apoyos reales a madres solteras y personas con capacidades diferentes, becas para las y los estudiantes de preparatoria y nivel superior y la cobertura universal de salud. En materia educativa se deberá garantizar el derecho a la educación de las mujeres desde los primeros grados hasta el nivel superior de estudios”.

El candidato a la diputación federal por el primer distrito, se comprometió finalmente con las mujeres a trabajar por un objetivo fundamental: “reformar la legislación con una real perspectiva de género, con alternativas de relación entre hombres y mujeres, que eliminen la acumulación de riquezas basada en la explotación de un género sobre otro”.

Comentarios