Premian la impunidad en Sedesol

Desde la REDACCIÓN

Agustín Bretón Stankiewicz fue recientemente galardonado, en lugar de ser castigado; trascendió que al “flamante” chamaco que hizo su boda en el antiguo edificio del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura (ITC), lo ascendieron de puesto dentro de la delegación estatal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Al cobijo de las nahuas de la delegada estatal, Anabell Ávalos Zempoaltécatl, el aprendiz de funcionario federal -dicen las lenguas viperinas- que recientemente fue ascendido a una subdelegación por el simple capricho de quienes han tolerado tal exceso que aún no se ha aclarado cabalmente.

Basta recordar que sus ínfulas de un chamaco “influyente” lo llevaron a saciar sus instintos y organizar su bodorrio en las instalaciones de un inmueble histórico y que además, el director del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, Willebaldo Herrera Téllez, no ha transparentado dicha información.

Lo cierto, es que el recomendando sencillamente apareció de la nada dentro del sector público y ahora, abona al descrédito de la actual administración federal, donde varios funcionarios han sido evidenciados tras sus excesos en el ejercicio de sus funciones.

No obstante, nos preguntamos qué orilló a la delegada de la Sedesol, a promover dicho ascenso días después de que en las redes sociales y en varios medios de comunicación fuera criticado severamente este chamacuelo.

Seguramente, Anabell Ávalos dirá que dicho premio fue producto de un legítimo ascenso y que todo se dio dentro del marco de la transparencia. Sin embargo, un amplio sector del pueblo se pregunta ¿El ser impune tiene sus beneficios? ¿para ser ascendido recurrió al fantasma del influyetismo?…

Sería bueno que la delegada de la Sedesol nos dijera algo al respecto; el que calla otorga. ¿O no?

Comentarios