OPINIÓN: Instantáneas/ Edgar R. Conde Carmona

Instantáneas
Edgar R. Conde Carmona
Nuestras instituciones viven una severa crisis. Crisis que puede derivar en ingobernabilidad. Caos, en el menor de los casos.
La institución que hoy tiene a los tlaxcaltecas en un hilo, es el Congreso Local. Cuatro instantáneas reflejan el grado de descomposición que refleja la institución del Poder Legislativo.
Uno. La acción, mercenaria, impositiva, antidemocrática, en que incurrieron 22 de 32 diputados al “basificar”, ilegalmente a familiares, amigos o aviadores.
Dos. La tentación de coartar el derecho a la información a los medios que publicaron la lista de los involucrados en este caso de nepotismo de alto nivel; así como querer “amordazar”, vía contratos, a los medios que publicaron esa relación ignominiosa.
Tres. La pasividad frente a un Órgano de Fiscalización Superior. Y es que el Poder Legislativo ha permitido que el OFS se rezague, ¡hasta siete años!, para el pago de multas por el incumplimiento de entrega de cuentas públicas.
Cuatro. El ejemplo dado a familiares menores, sobre el tráfico de influencias e inclinar la balanza un cierto grado en el Parlamento Infantil, donde los señores diputados impusieron a sobrinos y nietos… quizá dudando de la incapacidad de sus pequeños consanguíneos.
Estas cuatro instantáneas retratan el grado de descomposición que permea al interior de la Cámara de Diputados.
Bien es cierto que no es la totalidad de los integrantes de ese Poder quienes han cometido faltas. Pero también es cierto que esas fallas demeritan la ho-no-ra-bi-li-dad de un cuerpo colegiado que se supone es la representación del pueblo.
Cuatro instantáneas, sí, con las cuales la población en general justifica su hartazgo y su decepción hacia el ejercicio de la política.
Cuatro instantáneas que nos muestran, sin lugar a dudas, que el poder no sólo corrompe, sino también envilece, degrada, ensucia, empobrece…

Comentarios