Decide Congreso despenalizar aborto por mal congénito o genético

En sesión ordinaria, el Congreso Local decidió despenalizar el tema del aborto cuando sea causal de mal congénito y de tipo genético, una vez que adicionó una causal al artículo 243 del Código Penal de Tlaxcala, por lo que le dio un revés a la demanda de la Diócesis.

No obstante, un grupo de mujeres simpatizantes de organizaciones por el derecho a la vida se manifestaron en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y entregaron firmas con las que exigen a los ministros que garanticen el derecho a la vida desde la concepción.

Y aunque argumentaron que no están a favor de la criminalización de las mujeres que abortan, solicitaron que la SCJN, se pronuncie por la no interrupción del embarazo, sin distingo alguno.

Citaron que de validar la reforma penal en Tlaxcala, que permite el aborto bajo ciertas condiciones, se daría luz verde para que otras leyes autorizaran la interrupción del embarazo “en cualquier etapa del mismo”.

Ya en la sesión ordinaria del Congreso Local, la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, Angélica Zárate Flores indicó que diferentes instituciones reclamaron
que la modificación es de carácter regresivo por haberse suprimido la posibilidad de que la mujer acceda a la irrupción legal de su embarazo cuando el producto presente alteraciones congénitas o genéticas.

Y desde luego, en el tratamiento que el mismo numeral da como excusas absolutorias a las hipótesis en que se permite a la mujer interrumpir legalmente su embarazo.

Citó que se considera igualmente que dicha norma se debía ajustar a los principios de derechos humanos establecidos en la Constitución, especialmente el principio de progresividad y pro persona.

“Es necesario recordar que la SCJN en la resolución de la acción de inconstitucionalidad 10/2000 sobre la reforma al Código Penal del Distrito Federal que estableció la causal de alteraciones genéticas o congénitas del producto en el delito de violación, se pronunció por la validez de esta causal”, refirió.

Por ello, los integrantes de esta comisión propusieron que en todas las hipótesis previstas en este artículo, los médicos especialistas tendrán la obligación de proporcionar a la mujer embarazada, información objetiva, veraz, suficiente y oportuna sobre los procedimientos, riesgos, consecuencias y efectos, así como de los apoyos y alternativas existentes”.

“El médico que practique la interrupción del embarazo conforme a los supuestos a que se refiere este artículo, deberá rendir un informe pormenorizado ante la Secretaría de Salud, al que adjuntará los dictámenes médicos correspondientes, dentro de las cuarenta y ocho horas posteriores al concluir los procedimientos respectivos”, añadió.

Y es que la misma Secretaría de Salud, llevará un registro de las interrupciones del embarazo que se realicen, para lo cual formará un expediente por cada práctica, a partir del informe que al efecto se le remita.

Finalmente, los diputados locales votaron dicho dictamen con 23 votos a favor y cero en contra, mientras que la Diócesis dé Tlaxcala se mantuvo en completo silencio aún cuando exigió hace más de 24 horas que no se interrumpiera el embarazo.

El hecho es que los actuales diputados enmendaron el yerro que dejó la pasada legislatura y que ahora buscar remediar ante la SCJN.

* Información JAVIER CONDE

Comentarios