Condena GPPAN en el Senado caso de trata de personas

La bancada panista en el Senado de la República, condenó el caso de la joven de 22 años que fue víctima del delito de trata de personas con fines de explotación en trabajos forzados, por una familia que la retuvo mediante amenazas así como uso de la fuerza y la obligaba a trabajar en su tintorería bajo condiciones denigrantes.

Por ello, exigió a las autoridades del Distrito Federal así como de los Estados de la República y el Gobierno Federal, intensificar acciones integrales para la prevención del delito y la detección oportuna de posibles víctimas que se encuentran invisibilizadas ante la confusión o ignorancia de los diversos fines que tiene el delito de trata de personas.

Los legisladores lamentaron que la comisión de estos delitos se atienda sólo mediáticamente, sin entrar a una discusión seria que ayude a combatir, erradicar y reprimir la trata de personas y los delitos conexos.

Por su parte, la Senadora Adriana Dávila, Presidenta de la Comisión Contra la Trata de Personas, lamentó que la minuta enviada a la Cámara de Diputados en febrero de 2014 fuera regresada al Senado con graves inconsistencias y errores que evitan el castigo a los tratantes.

Insistió en la importancia de definir correctamente los tipos penales en la ley general e incluir, entre otras cosas, los medios comisivos establecidos en el Protocolo de Palermo, para evitar impunidad e injusticias a las víctimas de este delito.

“En el Senado entendemos los elementos conceptuales de la trata de personas y la gravedad del delito, por ello, insistiremos en que se respeten las reformas impulsadas desde esta Cámara y que han sido respaldadas por expertos en la materia, académicos y distintos sectores públicos y privados que atienden el tema.

Precisó que en México por mercantilismo u otro tipo de intereses sólo se visualiza la trata de personas con fines de explotación sexual, dejando de lado que hay otras modalidades igualmente graves; lo lamentable es que en ninguno de los casos se combate eficazmente el delito, justo por las deficiencias de la actual ley que inducen a la confusión.

La actuación de algunas autoridades es cuestionable, pues no existe una prevención eficaz, ni acciones dirigidas de forma integral a combatir la trata de personas.

Ciertamente hemos observado un aparente combate a través de operativos en giros o negocios nocturnos, para perseguir supuestos explotadores sexuales, con resultados dudosos por la falta de protocolos eficaces que detecten a las víctimas y a los verdaderos tratantes que siguen actuando en la impunidad porque no se investigan otros fines de la trata, como la mendicidad, los trabajos forzados, la servidumbre forzosa, la explotación con fines reproductivos, entre otros.

Comentarios