Aprueban senadores del PAN nombramiento para consejo consultivo de la CNDH

Con el voto a favor de senadoras panistas, la Comisión de Derechos Humanos aprobó que Mónica González Contró ocupe el puesto vacante del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En la reunión de trabajo, la senadora Rosa Adriana Díaz Lizama señaló que ante los nuevos retos que implica para la CNDH velar por los derechos que contiene la ley de protección de niñas, niños y adolescentes, el perfil de González Contró será de gran utilidad, por ser una especialista en la materia.

“Creo que tener a Mónica en la CNDH es un gran apoyo; hoy en día tenemos que buscar aliados en todas las organizaciones para que se aplique la ley, porque la expectativa es grande no sólo nacional sino internacional, pues Unicef la calificó de buena; entonces, tener aliados es excelente para buscar mejores resultados”, asentó.

En su turno, la senadora Adriana Dávila Fernández se pronunció por reforzar las facultades y el trabajo del Consejo Consultivo a través de la legislación.

“Creo que es fundamental en la revisión de la reforma a la ley de la CNDH, vale la pena que el Consejo fortalezca sus actividades y acciones, porque hay personalidades ahí que con su labor podrían contribuir a un mejor trabajo de la Comisión”, indicó.

Ambas senadoras coincidieron en que el Grupo Parlamentario del PAN apoyará en el Pleno la designación de Mónica González, y señalaron que darán seguimiento a su trabajo.

En otro punto del orden del día, se aprobó la integración de una comisión plural para dar seguimiento a la situación de los jornaleros agrícolas del Valle de San Quintín, Baja California Sur, en la que participarán las senadoras Adriana Dávila Fernández, Rosa Adriana Díaz Lizama y Mariana Gómez del Campo Gurza.

A petición de la senadora Dávila Fernández se convino que en el acuerdo de la comisión plural se especifique de manera puntual la metodología de trabajo, ello con el fin de que posteriormente se pueda dar seguimiento a esos trabajos y no se quede el asunto en un tema “de mera coyuntura, de turismo parlamentario o de carácter político-electoral”.

Asimismo, coincidió con la senadora Díaz Lizama en solicitar que en este grupo de trabajo también participen integrantes de las comisiones de Derechos Humanos del Congreso del estado y la local en la materia, la CNDH y asociaciones de la sociedad civil, a fin de realizar un trabajo coordinado en la búsqueda de soluciones a la problemática que enfrentan los jornaleros agrícolas de esa zona del país.

Por su parte, Marina Gómez del Campo celebró que por vez primera en el Senado de la República se debatiera un tema de esta trascendencia nacional, en el que todas las fuerzas políticas representadas en esta soberanía estén de acuerdo en encontrar una solución; ya que –dijo- muchos de los problemas que hoy enfrentan los jornaleros de San Quintín son los que sufren los migrantes en su paso por el país.

“Este tema no sólo debe quedar en la coyuntura, se le debe dar seguimiento, llegar a acuerdos concretos que en un futuro beneficien no sólo a los jornaleros de San Quintín, sino a todos los jornaleros del país”, aseveró la legisladora por el Distrito Federal.

Comentarios