Se lesiona al bajar de la colectiva…

Tras registrarse este día, la fortuita caída de una sexagenaria en una de las bases del transporte público, ubicada en la esquina de la Avenida Cuauhtémoc y la calle Jesús Carranza en pleno centro de la ciudad de Apizaco, los usuarios de las líneas que hacen base, criticaron el hecho lamentable de que el chofer y su acompañante, se hayan retirado del lugar dejando atrás a la infortunada mujer sangrando profusamente de la herida que mostraba su frente.

Y es que según testimonios de los presentes, lo que coincide con la versión de la afectada, al rededor de las 12:00 horas, la señora María Elena Villegas de unos 60 años de edad, al intentar subir al vehículo que estaba en alto total y estacionada en su base, resbaló del escalón metálico y perdió el equilibrio proyectando todo su peso corporal hacia el frente y chocar con el rostro en el filo de la puerta corrediza de la camioneta, quedando de hinojos frente a los presentes.

A lo que de inmediato fue ayudada por algunas mujeres que pudieron observar la dramática acción, las que procedieron a colocarle porciones de papel higiénico para detener la salida escandalosa del líquido hemático, lo que fue desdeñado a ser atendido por los trabajadores de las líneas que convergen en el lugar, llámense checador y otros choferes que estaban presentes, 

Sumado al hecho que aquí se señala, es que el acompañante y el chofer de la unidad involucrada, de la cual se desconocen sus características físicas, pero de la que las presentes dijeron su matrícula es 034-182-W al ver la situación -en que hubo presencia sangre-, sólo se limitaron a revisar que la puerta de su unidad estuviera en excelentes condiciones y retirarse del lugar, intentando con esto evadir su responsabilidad.

En tanto alguno de los ciudadanos, manipulo su teléfono portátil, para solicitar  la presencia de los servicios de emergencias y una ambulancia, mientras que la hoy lesionada se mantenía en compañía de otras señoras con el rostro mirando al cielo, preocupada porque su hija que estaba próxima a llegar se iba a alarmar por lo que le acababa de ocurrir.

Minutos después, arribó al lugar la unidad número 09 de la benemérita Cruz Roja Delegación Apizaco, quienes le brindaron a Doña Elena Villegas  las primeras atenciones, retirándole los trozos de papel para limpiar la herida que corría desde la base del crecimiento del cabello hasta la parte intermedia de las cejas y otra en el labio superior de su boca.

En las que colocaron gasas y una venda para contener la sangre que continuaba manando de la cortadura de unos diez metros de longitud, al tiempo de que le colocaban un collarín ortopédico para evitar cualquier situación mayor, procediendo a conducirla a la camilla y colocarla al interior de la unidad motora, mientras que una patrulla abanderaba el lugar.

Es de criticar que los paramédicos al desarrollar sus labores, después de culminar y retirarse dejaron los papeles teñidos de sangre y las envolturas de los materiales utilizados para la curación sobre la banqueta, como rastro de lo que allí había ocurrido momentos antes.

* Información SERGIO ESPINOZA 

Comentarios