Minimiza Diócesis conflicto en Ayometla…

Tras lamentar la falta de disposición de las autoridades eclesiásticas en Tlaxcala, los inconformes por la presencia del presbítero René Hernández Juárez, en la parroquia de Santa Catarina Ayometla, reprocharon la falta de atención al conflicto y aseguraron estarán insistiendo en la salida del religioso incómodo.

Esto luego de que, fueran dejados con un “palmo de narices” al exterior de la Mitra ubicada en la Avenida Lardizabal en pleno centro de la capital, por lo que al no haber respuesta se dirigieron a la Dirección de Gobernación estatal para sostener una reunión de unos cuarenta minutos.

Donde al salir, la comisión de unas doce personas provenientes de la población antes mencionada, afirmaron se hará responsable a Hernández Juárez el párroco que pretende eternizarse al frente de la parroquia de Santa Catarina.

Al que se le acusa de manejar e imponer la comisión religiosa a modo, cobrar altos costos por servicios religiosos y el haber terminado ya su tiempo reglamentario al frente de ese templo dedicado a la oración.

En relación a esto, Samuel Morales Saucedo, aseguró que al no haber respuesta por parte del máximo jerarca de la iglesia católica en el estado, procederán a cerrar el inmueble como medida de presumen hasta que se vaya Rene Hernández.

Incluso lamentó que el pasado domingo, al desarrollarse una misa con motivo del Día Internacional de la Mujer, la que se tornó rispida y hasta violenta, el sacerdote se haya escudado en las personas que estaban presentes -principalmente mujeres-, lo que desembocó en cuestiones de agresión que dejo al menos dos personas con lesiones.

Comentarios