Adriana Dávila y sus esbirros…

Con los resultados del pasado domingo, sencillamente, la senadora Adriana Dávila Fernández tiene el control de la votación del PAN, pero tuvo que echar mano de sus esbirros para poder sellar su victoria rumbo a las elecciones de 2016.

Aunque en el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, podría venir a modificarle el escenario electoral, pues los maderistas evitarán que Juan Corral Mier llegue a San Lázaro y utilizarán a Claudia Pérez Rodríguez como carnada política para saciar sus instintos. ¿Ella cederá?

Se sabe que la abogada prepara su impugnación porque está aferrada con ser legisladora federal -al costo que sea- por lo que prepara sus argumentos poco “legaloides” para que la lista de “pluris” pueda modificarse.

Mientras que en el distrito I, Orlando Santacruz Carreño ganó sin mayor problema porque sabía que Alejandro Aguilar no hizo campaña por una estrategia que trae con la diputada federal, Aurora Aguilar Rodríguez.

Ambos dejaron sólo al alcalde de Tlaxcala, Adolfo Escobar Jardínez y a su amado amigo “Benjamín” quien pensó que todo se ganaba en el rincón de una cantina.

Carlos Carreón Mejía, líder estatal del PAN, señaló que el PAN seleccionó a los mejores mujeres y hombres para contender en las elecciones federales de este año, sin embargo, hay dudas sobre la elección de los mismos.

Y es que Orlando Santacruz Carreño, Miguel Ángel Polvo Rea y Lilia Caritina Olvera Coronel, sencillamente, no garantizan un triunfo para Acción Nacional porque las filias y las fobias albiazules nuevamente surgirán en un proceso electoral complicado.

Así es que Adriana Dávila, tiene un panorama complicado porque sus candidatos y esbirros no le garantizan que vayan a ganar en una contienda interna por demás rara y compleja. Gustavo Madero seguramente le tiene una sorpresa a la senadora vinculada con el calderonismo.

Comentarios