VÍCTIMAS DE LA IGNORANCIA

* Es desagradable observar falta de compromiso y conocimientos

Lejos de considerar que éste será un excelente año para Tlaxcala, los hechos ocurridos en los últimos días confirman lo que Alberto Cortez señala en una de sus presentaciones: “lo que más miedo me da en la vida, es toparme con los ignorantes que tienen iniciativa”.

La ignorancia es el gran mal que nos queja como sociedad. Es la principal causa de que el desánimo, la desconfianza, sienten sus reales sobre la otrora poderosa República de Tlaxcallan. Es la ignorancia el motivo por el cual hemos ido perdiendo la grandeza que durante siglos caracterizaron a esta noble raza: la tlaxcalteca.

A mitad de semana, dos diputados panistas, ignorantes por añadidura, reventaron la designación de los titulares de las áreas técnica y administrativa del Congreso del Estado, porque, gracias al desconocimiento del ejercicio y facultades que tienen los legisladores, duplicaron su voto en una sesión que impidió, además, la solución de otros problemas, esos sí de vital importancia para el pueblo de Tlaxcala.

Por ignorancia, también, regidores de Contla de Juan Cuamatzi, se asignaron sueldos que lastiman el sentido común y la honorabilidad de un municipio con más de 35 mil habitantes. Querer ganar, desde el inicio, más de 27 mil pesos mensuales resultó una ofensa para el pueblo.

Así, pues la ignorancia de estos voraces integrantes de ese órgano colegiado les impidió prever que, al ser representantes populares, son los primeros que están obligados, por la ley que protestaron el 15 de enero pasado, a actuar con transparencia y honestidad, en absoluto respeto a la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos y la Constitución General para el Estado Libre y Soberano de Tlaxcala.

Fue precisamente la ignorancia de un Agente del Ministerio Público, la que exhibió la discrecionalidad con que actúan algunas instituciones, ya que por no aportar los elementos necesarios o por basarse en supuestos, durante la semana pasada el Poder Judicial del Estado de Tlaxcala, dictó “auto  de libertad por falta de elementos para procesar”, a favor de Alex Ortiz Zamora, ex presidente municipal de Tlaxcala, acusado del delito de peculado.

Para no variar, la ignorancia de diputados perredistas, hace que los legisladores se opongan a la reducción de una entidad administrativa (la Secretaría de Desarrollo Social del Estado de Tlaxcala, Sesedet), que permitiría, entre otras cosas, el adelgazamiento del aparato burocrático estatal. Más ignorantes se vieron estos “representantes populares” cuando aceptan que urge legislar en materia de Desarrollo Social, porque al respecto hay serias limitaciones.

Habrá voces que quieran justificar tanta ignorancia con la conseja popular: “mal de muchos, consuelo de tontos”. Y en este punto, los partidos políticos tendrán que revisar la formación de sus cuadros partidistas para no repetir la permanencia de tantos sujetos ignorantes en cargos de elección popular.

Para nuestra fortuna, debemos reconocer que en la actualidad, la ciudadanía común y corriente, está más y mejor informada y que por ello, los días están contados para tanto personaje que ilustra la fábula de “El burro que tocó la flauta”.

Comentarios